Tu futuro en libertad, el libro de la sexualidad juvenil

lunes, 11 de agosto de 2008 · 01:00
MÉXICO, D F, 11 de agosto (apro)- El título del libro que usted lee en el encabezado de esta columna, lleva un añadido: "Por una sexualidad y salud reproductiva con responsabilidad", es obra de la Secretaría de Educación que preside Axel Didriksson en el Gobierno del Distrito Federal, y el pasado martes fue presentado públicamente Será entregado a todos los estudiantes de secundaria y preparatoria de escuelas oficiales de la capital, y está coeditado con la Secretaría de Salud del mismo gobierno, el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal y el Instituto de la Juventud de la Ciudad de México Se imprimieron medio millón de ejemplares Lleva una dedicatoria: "Para ti, para todas y todos los jóvenes de la Ciudad de México, porque tienen el derecho a una educación crítica, científica y laica; pero también, porque sentimos la obligación de compartir información, y tenemos la convicción de servirte" Luego de una presentación del jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y una introducción del mismo Didriksson intitulada "La educación que queremos para la Ciudad de México", este libro de 167 páginas muestra un apartado que se llama "Nuestro decálogo" y consta de tres capítulos: 1, Viviendo el aquí y ahora; 2, Por si me besa, por si me abraza y por si se pasa; y 3, Derecho a tener derechos Contiene, además, dos anexos: Uno con recomendaciones para leer sobre sexualidad, y otro como guía de información sobre los servicios que al respecto ofrece el Gobierno del Distrito Federal "Nuestro decálogo" --luego de señalar que "el sistema educativo que anhelamos para la Ciudad de México tiene como objetivo propiciar la igualdad, la equidad y la libertad"--, es el siguiente: 1 Una educación con equidad y sin exclusiones Consideramos la educación como el más importante instrumento social que construye la autonomía de las personas, su libertad y sus posibilidades para realizarse en plenitud como seres humanos 2 La educación como un derecho universal Como lo señala el artículo 3º De la Constitución de nuestro país, la educación gratuita, laica y científica es un derecho de todas las personas, y el Estado debe garantizarla de manera permanente, sin exclusiones de ningún tipo: ni de raza, ni de condición socioeconómica, ni de género 3 La educación debe formar para la multiculturalidad, la interculturalidad y el pleno desarrollo de las diferencias, porque ello fortalece las múltiples identidades, así como los valores comunes que debemos compartir entre todas y todos para ser fuertes como nación y como sociedad Las diferencias deben ser motivo de aprendizaje respecto de las demás personas, y no una forma de exclusión 4 Queremos una educación para la sociedad en que vivimos en los albores de un nuevo siglo, y no para una que ya dejó de existir Una educación con plena identidad con nuestra ciudad y nuestro entorno natural, que apunte al fortalecimiento de nuestra democracia, al acceso a mayores y mejores niveles de equidad para el pleno ejercicio de todos nuestros derechos como niños, niñas y jóvenes en general, pero también para que hagamos valer estos derechos ante nuestros padres y madres, ante nuestras autoridades y, en general, ante todas las personas 6 La educación que queremos es una educación basada en la ciencia y en la tecnología con principios humanísticos, en los mejor del saber universal, en las posibilidades que nos brinda el intelecto humano tanto científico como humanístico, en todas sus expresiones generales del arte y la cultura, así como de la tecnología y la ciencia más avanzadas 7 Queremos una educación con igualdad y equidad para ofrecerla a todas y todos, con las mismas oportunidades, porque creemos en el derecho de que cada persona sea reconocida como única e irrepetible, titular de todos los derechos humanos 8 Queremos una educación que brinde a todas y todos, la oportunidad de estudiar y ser mejores como personas y como ciudadanos y ciudadanas, y que el beneficio de la educación esté siempre a nuestra disposición desde que nacemos hasta que morimos No queremos una educación que tenga como objetivo único obtener mejores calificaciones como símbolo de calidad y de excelencia No creemos que eso sea lo único importante 9 Creemos en una educación en donde las personas deban gozar del mismo derecho a educarse, cualquiera que sea su género, condición social, económica, cultural, edad o discapacidades 10 Una educación, finalmente, que tenga objetivos igualitarios y equitativos, en la que las personas, de cualquier edad, puedan desarrollar todas sus capacidades (teóricas y prácticas), con la más plena libertad de elección para acceder a los niveles o grados que deseen, independientemente de sus decisiones anteriores Una educación que pueda intervenir en reducir las desventajas de muchos grupos sociales, de etnia, de edad, de discapacidad o de orientación sexual

Comentarios