De Lomas Taurinas a Saltillo

domingo, 17 de agosto de 2008
El agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) José Antonio Sánchez Ortega ?uno de los sospechosos clave en el homicidio de Luis Donaldo Colosio? reapareció públicamente en Coahuila, donde realizó seguimiento a movimientos sociales, actividades partidistas y, especialmente, al obispo de esta ciudad, Raúl Vera López, destaca Proceso en su edición 1659 El pasado 7 de junio, los medios locales cubrieron una trifulca callejera entre simpatizantes del PRI y del PAN Al analizar las fotografías del suceso, el 10 de junio el periódico Vanguardia identificó a Sánchez Ortega como el mismo personaje a quien se le implicó en el caso Colosio El agente llevaba más de dos años asignado a labores del Cisen en Coahuila, pues durante los días posteriores al estallido de la mina Pasta de Conchos ?ocurrido en febrero de 2006? se infiltró en movimientos sociales y estuvo presente en actividades políticas y religiosas Algunas veces se acreditó como agente y otras se hizo pasar por reportero Cuando la prensa identificó a Sánchez Ortega, el gobernador del estado, Humberto Moreira, dijo que él mismo era objeto de espionaje y se quejó: "Yo soy de la idea de que los servicios del Cisen se ocupen para combatir al crimen organizado, pero ocurre que en lugar de estar haciendo eso vigilan y espían a los políticos" El mandatario anunció que pediría a la Secretaría de Gobernación una explicación sobre las actividades del Cisen y sugirió que el pleito entre priistas y panistas pudo ser provocado Así mismo, ofreció protección especial a los familiares de Diana Laura Riojas, que viven en la región carbonífera de Coahuila "En el tiempo que llevo como gobernador, nunca había sentido miedo, hasta hoy", expresó Moreira, en el reportaje que aparece en el número 1659 de Proceso

Comentarios