El momento de Obama

sábado, 23 de agosto de 2008
WASHINGTON, 24 de agosto (apro) - La Convención Nacional del Partido Demócrata que se llevará a cabo esta semana en Denver Colorado, es la gran oportunidad del senador Barack Obama para colocarse ante los electores estadunidenses como el emisario del cambio; como el aspirante presidencial capaz de reconstruir el curso económico, político y social de Estados Unidos Las más recientes encuestas públicas sobre la tendencia de los electores estadunidenses, demuestran que la sociedad quiere a un nuevo presidente que aborde la urgencia más importante del país: la recesión económica La plataforma política de Obama se concentra precisamente en la instrumentación de acciones orientadas a detener la contracción macroeconómica, la fuga de empleos a países que ofrecen mano de obra barata y el gasto innecesario de miles de millones de dólares en las operaciones militares en Irak Pero una plataforma de ideas no funciona ni sirve para nada, como quedó demostrado hace cuatro años con la derrota presidencial de John Kerry, el entonces candidato presidencial demócrata En Denver, Obama deberá explicar cómo aplicará esa agenda para resolver los problemas que afectan al electorado Con una oferta gubernamental social y progresista, Obama tiene la obligación de colocar a su contrincante presidencial republicano, John McCain, como la opción que dará continuidad a la agenda conservadora y unilateral del presidente George W Bush El momento de Obama está en Denver, él es el atractivo nacional e internacional de las elecciones presidenciales del próximo 4 de noviembre Con mucho más carisma que McCain, como lo ha demostrado en los eventos proselitistas fuera y dentro de Estados Unidos, Obama debe, incluso, aprovechar la morbosidad que acarrea su candidatura y que se materializa en la incógnita por saber si un país dominado durante toda su historia por una sociedad anglosajona casi conservadora, ya está listo y preparado para tener a un presidente de raza negra La Convención Demócrata de Denver será observada por más de 20 millones de personas en Estados Unidos durante los cuatro días de su duración, de acuerdo con los cálculos que hacen las cadenas de televisión que la transmitirán en vivo en horario estelar Esto, sin contar al teleauditorio internacional que, técnicamente, no cuenta porque no vota en las elecciones McCain también tendrá su fiesta: la Convención Nacional Republicana será la primera semana de septiembre en Saint Paúl Minnesota, pero no tiene el mismo atractivo que la Demócrata, simplemente por las características personales de Obama y porque la plataforma política republicana es casi una replica de la de Bush Los electores estadunidenses no quieren en la Casa Blanca a un erudito en política exterior, ni a un multimillonario, quieren a una persona que entienda sus problemas más urgentes y que se los resuelva Obama conoce perfectamente este problema En sus años como activista, promotor y consejero social, ayudó a salir de la pobreza a miles de personas de los suburbios más humildes y de los guetos de la ciudad de Chicago Como en la guerra y en el amor, en las campañas presidenciales también todo se vale La guerra sucia que llevaba McCain contra Obama se le revirtió al republicano por sus propios errores McCain tildó a Obama de ser un elitista, lo comparo, incluso, con personajes de la farándula y sociedad estadunidense de la talla de Britney Spears y Paris Hilton Esto, porque en Alemania el mes pasado se juntaron más de 200 mil personas a escuchar al primer candidato presidencial de raza negra de Estados Unidos, que promete acabar con el presidencialismo arrogante y unilateral de George W Bush, que aisló a la Unión Americana de Europa y de la mayoría de los países del mundo El candidato presidencial republicano acusaba a Obama de ser una estrella farandulera desconectada de la realidad económica y social de los estadunidenses hasta que, en entrevista con el periódico estadunidense Político, de Washington, DC, McCain no pudo contestar cuando se le preguntó sobre cuántas casas o propiedades poseen él y su esposa Cindy "Mi equipo de asesores les dará la respuesta", dijo al reportero de Político Cuando un país enfrenta la crisis hipotecaria más fuerte de los últimos 100 años que ha dejado sin hogar a decenas de miles de personas, quienes, afectadas por la recesión económica, no pudieron pagar sus hipotecas, McCain ni siquiera sabe cuántas casas, ranchos y condominios posee Son ocho las propiedades del candidato presidencial republicano, sin contar sus inversiones en bienes raíces que le reditúan más de 6 millones de dólares al año "¿Quién es el que está desconectado de la sociedad?", pregunta Obama después de lo que no supo contestar McCain El momento de Obama está en Denver, ahí debe aprovechar las debilidades de McCain para cumplir el deseo electoral de la mayoría de los electores que ansía un cambio ideológico en la presidencia de Estados Unidos

Comentarios