Convocan sindicatos independientes a "paro cívico" el 1 de septiembre

viernes, 29 de agosto de 2008
MEXICO, D F, 28 de agosto (apro)- Dirigentes sindicales y de organizaciones sociales convocaron el próximo 1 de septiembre a un "paro cívico", en protesta por la política "entreguista" del gobierno federal, la aprobación de la Ley del ISSSTE, la reforma penal y en contra de la reforma energética En conferencia de prensa, representantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Sindicato de Tranviarios, Frente Nacional contra la Represión y Organización Nacional de Poder Popular señalaron que el paro implicará el cierre de carreteras, puertos y fronteras, así como la toma de dependencias federales en varias ciudades del país, además de una marcha del Ángel de la Independencia al zócalo capitalino Además, dijeron que bloquearán autopistas de acceso al Distrito Federal, Monterrey, Guadalajara y Puebla de las 10:00 a las 16:00 horas, y los accesos a los puertos marítimos, de carga y turísticos, de Veracruz, Tampico, Salina Cruz, Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Acapulco y Guaymas, así como los aeropuertos del Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey Los dirigentes de sindicatos independientes añadieron que el "paro cívico" es sólo un ensayo para una huelga nacional a la que pretenden convocar en los próximos meses Respecto de la marcha contra la inseguridad de este sábado, afirmaron que es una expresión de las "demandas genuinas de la sociedad, de paz y tranquilidad" Benito Bahena, secretario general de la Alianza de Tranviarios de México, dijo: "Esta marcha, más que buscar la seguridad del pueblo, es un pretexto para entregar más presupuesto al Ejército y a las policías con el fin de reprimir a los líderes sindicales y campesinos", Añadió que si el gobierno federal quiere realmente acabar con la inseguridad, debe erradicar la impunidad y la corrupción en sus mismas filas, y encarcelar al secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño; a los gobernadores de Puebla y Oaxaca, Mario Marín y Ulises Ruiz, y a los líderes sindicales Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps

Comentarios