Roberto Turnbull en el Museo de Arte Moderno

lunes, 4 de agosto de 2008
MÉXICO, DF, 4 de agosto (apro) - A manera de retrospectiva, se presenta en el Museo de Arte Moderno la exposición del artista mexicano Roberto Turnbull que lleva como título "Caza furtiva" Más de 111 piezas, entre grabados, dibujos y esculturas, logran dar un panorama general del quehacer artístico de este artista, quien ha trazado durante 25 años una trayectoria personal, compleja, tanto en el uso de materiales como en su temática La curaduría estuvo a cargo de Carlos Ashida, quien ha dicho que Turnbull más que persistir en la búsqueda de un estilo que lo defina, parece hacer tabula rasa de su trayectoria una y otra vez, y lanzarse al vacío en una exploración sin objetivos predeterminados Perteneciente a la generación de los ochenta, su trabajo logra ofrecer un panorama personal de su búsqueda en el arte Variada y amplia ha sido la selección de las piezas que conforman esta revisión, donde existe un vocabulario intuitivo y sofisticado del espacio, pictórico, gráfico y escultórico Destaca la vitalidad y la libertad de la que parece gozar el artista para intervenir de manera juguetona y compleja en sus trabajos Su lenguaje logra construir un universo personal interesado por lo que la naturaleza, la cotidianidad, la geometría, el espacio y el color le ofrecen para así atraparlo de manera creativa La muestra ha sido dividida a partir de núcleos temáticos generales, entre ellos "Cotidiano", Situaciones" y "Construcciones" Dentro de lo que se ha clasificado como "Cotidiano", aparecen los paisajes y las naturalezas muertas; incursiona sobre lo que ve de una manera lúdica que pertenece a los primeros años de su trayectoria En "Situaciones", integrada por sus alusiones al cuerpo humano, manifiesta una fuerte carga expresiva: esculturas y objetos que investigan la ambigüedad y el simbolismo En la sección de "Construcciones" sobresale su incursión en la estructura formal, en planos, perspectivas y geometría Y en lo que se refiere a la escultura, ésta es abordada de dos maneras: unas piezas hechas en bronce, que son de corte simbólico, y otra pieza realizada con una mesa donde sobresale la intención de crear un espacio tridimensional con materiales cotidianos, que resumen de manera contundente su inquietud por construir espacios con un potencial arquitectónico Así mismo, se exhiben ciertas piezas realizadas sobre madera y materiales diversos de gran formato, obras que revelan un ojo que se asombra frente a la arquitectura y el diseño La división de núcleos temáticos sirve para dar una guía del trabajo del autor sin que se fragmente la muestra Por ello se ofrece un recorrido visual completo, sin embargo, cabe agregar que dentro de lo expresivo y lo simbólico, el lenguaje de Turbull impacta por lo ligero y gozoso de su quehacer Se puede decir que estamos frente a la obra de quien parece estar presto a lo que el azar le ofrece y al mismo tiempo un creador que se siente atraído por la construcción formal y visual de su mundo Las búsquedas artísticas a las que se somete el artista parecen llevarlo a un juego infinito de posibilidades, deteniéndose vertiginosamente para descubrir lo que el espacio le procura De esta manera el espectador va recorriendo en esta muestra un espacio lleno de aciertos y dudas, que el observador percibe sin preocuparse, pues desde el principio los códigos de las propuestas parecen estar marcadas, parecen confiar en lo que su pensamiento, análisis y expresividad le van ofreciendo Sin embargo su desenfado técnico, en algunos casos, le da un menos a la apreciación de la obra Se trata de una exposición vital que invita a conocer el trabajo múltiple de un artista que, en libertad, sin alarde, realiza de manera puntal y rigurosa su búsqueda por pensar la pintura, la gráfica y la escultura "Caza furtiva" estará abierta al público hasta el 16 de noviembre del presente año

Comentarios