Poesía reunida, de Víctor Sandoval

jueves, 11 de septiembre de 2008
MÉXICO, D F, 10 de septiembre (apro)- Para los lectores de poesía y en específico de la escrita por Víctor Sandoval, el Fondo de Cultura Económica (FCE) lanzó recientemente el libro Poesía Reunida del escritor Editado por el FCE, el libro consta de ocho apartados que muestran por épocas la obra del autor, que va desde 1964 con El viento norte, El retorno (1967), Para empezar el día (1974) y Agua de temporal (1988) y hasta 1999 con Adenda En total, el volumen de quien fue director del Instituto Nacional de Bellas Artes contiene 263 páginas, que incluyen índice y un prólogo escrito por otro poeta, Hugo Gutiérrez ChávezLa edición corrió cargo de Marco Antonio Campos, también poeta y narrador Sandoval, quien nació en Aguascalientes en 1929, fundó el primer suplemento cultural de esa ciudad en el periódico El Sol del Centro Ha obtenido varios reconocimientos Entre los más recientes se encuentra el de la Universidad Autónoma de Chiapas y de la Corresponsalía del Seminario de Cultura, así como el Mérito Académico de la Universidad Autónoma de Campeche Desde 2000 es miembro del Sistema Nacional de Creadores El siguiente texto forma parte del prólogo de Gutiérrez Vega: "Gabriel Miró nos habla de Serosca, Clarín mueve sus personajes en Vetusta; Pérez de Ayala describe la gente y las calles de Pilares; los personajes de Rulfo mueren y hablan en Comala; Ibarguengoitia nunca salió de Cuévano: Onetti conocía a fondo su Santa María; García Márquez recorría las calles de Macondo La ciudad irreal de T S Elliot cuenta sus muchedumbres de muertos, y en la ciudad oriental y renacentista de Pound se renuevan los signos y aparecen retratos en la sombra de los palacios "Víctor Sandoval nación en Fraguas Un buen día salió de la ciudad en la que enterró a sus padres, recorrió el mundo y, a la hora del crepúsculo, regresó a su lugar real e inventado Bajo el tumulto de los pájaros de la primera hora de la noche, el poeta revive a su patria íntima con sus ruidos de trenes, resoplidos de la Casa Redonda, barrios apacibles, iglesias de torres puntiagudas, torbellinos feriales, crecimiento desmesurado, reuniones de escritores de poesía, calores veraniegos y hielos invernales Es la ciudad que, al igual que a Alejandría de Cavafis, se fue con el poeta y le pesó suavemente en los hombros durante los días de su periplo por el mundo Fraguas es la casa del padre y la primera imagen del mundo recibida por el poeta Por eso la ve como una ciudad de acantilados y altos edificios, hay pequeños y tiernos detalles: aurículas de transparentes nervaduras y palomares de cemento, acequias y peces de agua fría Forja mi padre duras azucenas y de besos de granito"

Comentarios