Sucumbe el Halcón Mayor

viernes, 12 de septiembre de 2008 · 01:00
MÉXICO, D F, 11 de septiembre (apro)- A tres semanas del 40 aniversario de la matanza de Tlatelolco, perpetrada el 2 de octubre de 1968, falleció el general Manuel Díaz Escobar Figueroa, uno de los militares más protegidos por el Ejército y los gobiernos del PRI y el PAN, quien fue conocido como el Halcón Mayor Fue el creador del grupo paramilitar Los Halcones, en 1966 en el entonces Departamento del Distrito Federal (DDF), cuyo titular era el general retirado Alfonso Corona del Rosal, aunque su existencia se conoció públicamente durante la matanza del 10 de junio de 1971 El maestro, como era identificado entre Los Halcones, no fue ajeno a los hechos del 68 Su grupo actuó en los ataques con ametralladoras contra las escuelas vocacional 4 y 7 del Instituto Politécnico Nacional y el Colegio de México, según María de los Ángeles Magdaleno Cárdenas Primera responsable del área histórica de la desaparecida Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), Magdaleno documentó la participación de Los Halcones en esos hechos De acuerdo con la información que obtuvo en el Archivo General de la Nación, Magdaleno considera también que el grupo de Díaz Escobar pudo haber formado parte de los francotiradores que dispararon el 2 de octubre del 68 contra la multitud concentrada en la Plaza de las Tres Culturas El general, quien el próximo 4 de noviembre cumpliría 89 años de edad, fue la mancuerna represiva del también fallecido Corona Rosal, el general que le dio cobijo para crear el grupo de choque simulado entre los empleados de la Dirección General de Servicios Generales del DDF Su primera acción conjunta fue en 1961, cuando un grupo de francotiradores disolvió una manifestación de simpatizantes de Salvador Nava Martínez que protestaban en San Luis Potosí contra el fraude en las elecciones para gobernador El presidente del PRI en ese momento era Corona del Rosal Díaz Escobar, formalmente, era secretario general de la Confederación de Agrupaciones Populares del partido Luego, cuando el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz nombró a Corona del Rosal, a fines de 1964, como secretario de la desaparecida Secretaría del Patrimonio Nacional, Díaz Escobar fue nombrado subdirector general en la Dirección General de Control y Vigilancia de los Organismos y Empresas del Estado En cuanto Corona del Rosal fue designado regente del DDF, el entonces teniente coronel pasó oficialmente a cumplir la misma función de vigilancia en el caso de las instalaciones capitalinas, en especial del Sistema de Transporte Colectivo (Metro) Entrenado en Estados Unidos en el manejo de tumultos o manifestaciones, Díaz Escobar anidó en el DDF a Los Halcones Simuló al grupo de choque entre el personal de los departamentos que tenía a su mando: el de Limpia, Panteones, Parques y Jardines, y los empleados de los bosques de Chapultepec y Aragón Cuando Corona del Rosal dejó el cargo, al terminar el sexenio de Díaz Ordaz, el nuevo regente, Alfonso Martínez Domínguez, mantuvo a Díaz Escobar en el gobierno de la ciudad El Maestro fue protegido primero por Díaz Ordaz y después por Luis Echeverría Álvarez, quien tras la masacre del 10 de junio de 1971 lo sacó de los reflectores Después, lo envió como agregado militar de México en Chile Probado defensor del régimen político que los militares construyeron a principios del siglo XX, fue indiciado en 2004 por la Femospp como responsable del delito de genocidio sólo por los hechos del 10 de junio de 1971, ocurridos en las inmediaciones de la Escuela Normal, en San Cosme Junto con él fueron consignados otros cuatro halcones Todos fueron absueltos La imposibilidad del fiscal Carrillo Prieto de sostener ante la justicia ese cargo, le abrió la puerta para quedar libre de toda responsabilidad La impunidad de Díaz Escobar y otros implicados en las masacres ocurridas durante el priismo inició en noviembre de 2001 cuando el primer gobierno del PAN, encabezado por Vicente Fox, impuso una reserva interpretativa a la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad, entre ellos el genocidio La reserva consistió en que ese instrumento se aplicaría hasta después de su entrada en vigor en México, ese mismo año Con esa acción, Fox le dio el carácter legal a la impunidad que Díaz Escobar gozó durante el priismo por haber sido uno de sus probados defensores

Comentarios