Episodios Históricos de la Guerra de Independencia

jueves, 18 de septiembre de 2008
MÉXICO D F, 17 de septiembre (apro)- El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, dependencia de la Secretaría de Gobernación, puso en circulación, en dos volúmenes, Episodios Históricos de la Guerra de Independencia, edición facsimilar de Episodios Históricos de la Guerra de Independencia (1910) Se trata de una compilación de 14 textos en un tomo y 32 en otro, coeditada con la Fundación México 2010 de Banamex El primero del tomo I es "La Noche del 15 de Septiembre de 1810 en Dolores", por Manuel Payno, y el último "El Libertador de México", de Vicente Riva Palacio El primero del tomo II "El 15 y 16 de Septiembre de 1810", por D Lucas Alamán, y el último del tomo II "La Jura de la Independencia", por Luis González Obregón, excronista de la Ciudad de México Hay escritos (a veces más de uno) de Guillermo Prieto, Ignacio Manuel Altamirano, Mariano Otero, Alejandro Villaseñor, Ignacio Ojeda Verduzco, Domingo Revilla, Ignacio B del Castillo, Luis González Obregón, Demetrio Mejía, José María Lafragua, Ezequiel A Chávez, Fulgencio Vargas, Antonio de P Moreno, Tomasa Estevez y Salas, F Sariñana, Adalberto Carriedo, Eduardo E Zárate, Joaquín Trejo, Genaro García, Luis Pérez Verdía, Victoriano Agüeros, Manuel M Escobar y Juan de Dios Peza Del primer texto citado del tomo II, obra de Alamán, se tomó el siguiente fragmento, relativo a la madrugada del 16 de septiembre de 1810: Aldama, que como queda dicho, era uno de los principales conjurados, llegó a Dolores a las dos de la mañana del 16 de Septiembre, y desde luego pasó a la casa del Cura, para tratar de las prisiones de Querétaro Hidalgo ya se había recogido; pero Aldama y Allende, por la urgencia del caso, resolvieron despertarlo, dirigiéndose con ese objeto a su recámara El Cura se incorporó, mandó se sirviese chocolate al recién llegado, y oyendo mientras se vestía, el relato que se le hacía, al calzarse las medias, interrumpió a Aldama, diciéndole: --Caballeros, somos perdidos Aquí no hay más recurso que ir a cazar gachupines --¡Señor!, ¿qué va usted a hacer? Por amor de Dios, que vea lo que hace Y se lo repitió dos veces Pero Hidalgo había tomado ya su resolución, y ejecutarla fue cuestión de pocos minutos Y este otro fragmento, donde se relatan hechos ocurridos horas más tarde: Hidalgo llegó con su gente a San Miguel al anochecer del día 16, entrando a la ciudad sin encontrar ninguna resistencia Repitiéndose los mismos desórdenes que en Dolores: las casas fueron saqueadas y reducidos a prisión los españoles, á algunos de los cuales nada les sirvió, para escapar, el ser amigos de Aldama y Allende, y aun el existir motivos de reconocimiento por parte de éstos Todos fueron a engrosar la cuerda de presos que iba en pos del ejército El mismo Hidalgo, desde el balcón de la casa donde estaba alojado, tiraba al pueblo las talegas de pesos, gritando: --Cojan, hijos, que todo esto es suyo También en San Miguel los presos de la cárcel fueron puestos en libertad Tales son los principales sucesos que acaecieron el 15 y el 16 de Septiembre de 1810 * * * Se presenta a continuación una parte del prólogo "Tiempo de Recordar", de Juan Manuel Villalpando, director del INEHRM En el año de 1910, con motivo de las fiestas del Centenario de la Independencia, circuló profusamente en México el libro Episodios históricos de la Guerra de Intendencia, cuya versión facsimilar tiene el amable lector en sus manos Era entonces el momento de recordar las hazañas de los mexicanos que, hacía un sigo, habían emprendido el camino de la libertad Por ello, el editor de la obra, el afamado periodista Victoriano Agüeros, no dudó en imprimir miles de ejemplares que distribuyó por todo el país, vendiendo muchos de ellos al público en general, o bien colocando pedidos especiales en entidades que se avenían a adquirir la obra para, a su vez, obsequiar a clientes, benefactores y amigos Episodios históricos de la Guerra de Independencia fue en su momento un gran éxito editorial, no sólo porque la ocasión jubilosa del cumpleaños de la patria exigía un buen libro que diera a conocer detalles y anécdotas de la insurgencia, sino porque Agüeros tuvo el tino de publicar, no un texto nuevo y original de algún reconocido historiador, sino un conjunto abigarrado de ensayos, fruto de la pluma de diversos escritores, muchos de ellos contemporáneos suyos y otros ya fallecidos, en una afortunada antología que atrajo la atención de los lectores de entonces "La obra fue gran aceptación y del gusto de todos debido a que tenía una virtud adicional: combinaba los decires patrios de liberales y conservadores, de románticos y científicos, de masones y católicos, en un alarde de pionera pluralidad que otorga a este libro el certificado de durabilidad que se concede a los ?clásicos?, y que permite disfrutar lo mismo a Lucas Alamán que a Ignacio Manuel Altamirano, a Mariano Otero que a Luis González Obregón, a Manuel Payno que a Genaro García, a Guillermo Prieto que a Ezequiel A Chávez, a Vicente Riva Palacio que a Juan de Dios Peza, entre otros

Comentarios