Reducir la mortalidad materna, uno de los retos: Córdova Villalobos

martes, 2 de septiembre de 2008
MEXICO, D F, 1 de septiembre (apro-cimac)- Tras aceptar que en México los dos grandes retos en materia de salud son reducir la mortalidad materna y disminuir las enfermedades crónicas degenerativas, el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, señaló la importancia para el gobierno federal de impulsar el Programa Embarazo Saludable --que anunció el presidente Felipe Calderón en mayo pasado--, con el que se pretende frenar la muerte materna mediante la atención gratuita a mujeres afiliadas al Seguro Popular (SP) antes, durante y después del parto Así lo afirmó Córdova dar a conocer el "Informe rendición de cuentas en salud 2007", acto en el que estuvieron presentes los directores del IMSS e ISSSTE, Juan Molinar Horcaditas y Miguel Angel Yunes; autoridades de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) y Petróleos Mexicanos (Pemex), así como los secretarios de Salud de los estados, servidores públicos y representantes de la sociedad civil Respecto de la mortalidad materna, en 2007, a nivel nacional, se registraron 558 defunciones por cada cien mil nacidos vivos La distribución de esta mortalidad por entidad federativa muestra que existen enormes desigualdades; es decir, mientras en Oaxaca se reporta la tasa más alta del país con el registro de 1006 muertes maternas de cada cien mil vivos, en Aguascalientes ésta cifra fue de 175 Así, el riesgo de morir por causas maternas en Oaxaca es 57 veces más alto que en Aguascalientes Al presentar ese informe, Córdova Villalobos puntualizó que, si bien la mortalidad materna ha tenido una reducción, este porcentaje no es suficiente "por lo que se tiene que trabajar intensamente" La primera causa de muerte materna en México es por hemorragia obstétrica, con el 75 por ciento de casos reportados en 2007 del total de fallecimientos Ante esta situación, el médico del Hospital Regional "Adolfo López Mateos", Luis Alcázar Álvarez, propuso que en la atención se vaya más allá del enfoque de riesgo y se concentre en la preparación de personal calificado y en diagnósticos y métodos terapéuticos que eviten complicaciones En la ponencia "Tratamiento actual de la hemorragia obstétrica", dentro del Seminario Reducción de la Mortalidad Materna, intervenciones médicas y acciones sociales, Alcázar expuso que en la medicina basada en experiencias "es necesario el cambio de las y los médicos de un manejo expectante de la paciente, a uno activo en el alumbramiento, nacimiento y hasta la expulsión de la placenta" Explicó que, después del nacimiento, los músculos uterinos se contraen para detener la pérdida de sangre una vez que la placenta se separa Normalmente, añadió, en el manejo expectante se espera a que la placenta sea expulsada por sí sola, en contraste con el activo, donde el personal que atiende el parto puede administrar un uterotrónico con el fin de contraer la matriz Señaló que hay cinco medicamentos para atender las hemorragias, cada uno de ellos varía en dosis, efecto y precio Agregó que lo importante es actuar al momento para evitar la muerte La Oxitocina contrae los músculos uterinos En caso de que no funcione se pueden aplicar la Ergonovina que con 02 miligramos surte efecto; posteriormente si no se observa ninguna mejora, se procede a surtir el Gluconato de Calcio con 1 miligramo para una dosis única Luego siguen las Prostaglandinas, conocidas en el mercado como Misoprostol para prevenir la hemorragia post parto o post aborto, aunque se ha comprobado que resulta menos efectivo que la Oxitocina Finalmente, está la Carbetocina, fármaco más reciente en el tratamiento de la hemorragia, con efecto comprobado de un minuto en la paciente, que provoca contracciones uterinas de entre 2 a 6 minutos, por lo que la dosis máxima tolerada es de 200 microgramos Al ser cuestionado sobre los precios, Alcázar dijo que, a pesar del costo de la Carbetocina, de 400 pesos, y de la Oxitocina, de 200, con las dosis completas, es lo menos relevante en comparación al tiempo para proceder en la administración de alguno de los medicamentos Si el personal médico no logra detener la hemorragia, el segundo paso es acudir a las maniobras manuales, como la Comprensión Bimanual donde se introducen una mano a la vagina de la mujer debajo del útero y la otra hace presión externa en el vientre para inducir la contracción, o el Taponamiento uterino, donde por medio de compresas introducidas al útero se intentará detener el sangrado Una tercera etapa de atención es la técnica quirúrgica, donde en caso de no existir respuesta a los pasos anteriores, se recurrirá la Histerectomía obstétrica (extracción del útero), la ligadura de los vasos uterinos o la ligadura de las arterias hipogástricas Otro recurso alternativo para detener y prevenir el desangramiento es amamantar inmediatamente a la o el bebé De esta manera, el organismo de las mujeres libera oxitocina para que se produzca la contracción uterina También habrá de hacerse una revisión de la integridad del canal de parto para detectar alguna rasgadura Como medida preventiva siempre habrá que ver el expediente clínico, para observar síntomas de preclampsia o alguna causa indirecta obstétrica Este manejo activo para evitar la muerte materna en todas sus causas, añadió Alcázar, disminuiría en una gran proporción los decesos de las mujeres, problemática que enfrentan por la insuficiencia en la cobertura y la calidad de los servicios de salud reproductiva

Comentarios