Luto por muertos en sismo del 85

sábado, 20 de septiembre de 2008
MÉXICO, D F, 19 de septiembre (apro)- Los gobiernos federal y capitalino rindieron, por separado, un homenaje a las víctimas del terremoto de 1985 En punto de las 7:19 horas y con la bandera nacional a media asta, el presidente Felipe Calderón presenció en el Zócalo capitalino el toque militar de silencio En una breve ceremonia y bajo un intenso dispositivo de seguridad, el titular del Ejecutivo federal entonó luego el Himno Nacional y escuchó las campanas de la Catedral Metropolitana, en memoria de quienes perdieron la vida hace 23 años a consecuencia del sismo de 81 grados en la escala de Richter, el más fuerte registrado hasta ahora en esta ciudad Calderón estuvo acompañado por los secretarios de la Defensa, Guillermo Galván Galván; Gobernación, Juan Camilo Mouriño, y Marina, Francisco Saynez Mendoza, así como de la titular de Protección Civil, Laura Gurza, y la jefa de la Oficina de la Presidencia, Patricia Flores Ahí estuvieron también un grupo de aproximadamente 30 elementos del grupo de rescate Los Topos, así como del cuerpo de Bomberos Tres horas después, el gobierno del Distrito Federal hizo su propia ceremonia, también en la Plaza de la Constitución Encabezados por el propio jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, funcionarios y empleados guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas y luego participaron en un macrosimulacro, junto con 4 millones 378 mil personas, de acuerdo con el secretario de Protección Civil, Elías Miguel Moreno Brizuela En la maniobra de simulación de un sismo de 61 grados en la escala de Richter con epicentro en Acapulco, Guerrero, participaron 11 mil 354 inmuebles del sector público y del privado, así como instituciones de educación y organismos autónomos Moreno Brizuela reportó a Ebrard que "el ejercicio fue todo un éxito", si se toma en cuenta que participó el equivalente a casi la mitad de la población capitalina "Se hizo la inspección técnica y podemos reportar sin incidentes todo el ejercicio", señaló Las zonas de mayor atención en la ciudad, por la cantidad de personas que se movilizaron, fueron el primer cuadro de la capital, el cruce de Bucareli y Reforma, los alrededores del World Trade Center, la Torre Mayor y Torres del Pedregal Según Felipe Flores, director de operación de la Torre Mayor, aproximadamente 7 mil empleados desalojaron en 27 minutos el rascacielos más alto de la Ciudad de México El reto, dijo, no era lograr un tiempo récord en la evacuación, sino sacar a los empleados de manera ordenada y sin accidentes

Comentarios