Dos revisiones al 68

jueves, 25 de septiembre de 2008 · 01:00
MÉXICO, D F, 24 de septiembre (apro)- Al cumplirse 40 años del Movimiento Estudiantil de 1968, distintas revisiones históricas se están haciendo Hay conferencias, exposiciones, conciertos, mesas redondas, documentales, publicaciones, testimonios de participantes y demás Pero visto en la actualidad, ¿qué fue el movimiento? En sendos textos La negación del número (La guerrilla en Mexico, 1965-1996: una aproximación crítica), del escritor y exintegrante del Movimiento Acción Revolucionaria (MAR) Salvador Castañeda, publicado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), y el ensayo "De la rebelión estudiantil a la rebelión cívica (1968-1988)", del historiador y economista Francisco Pérez Arce Ibarra, investigador de la Dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se ofrecen dos análisis que muestran varias coincidencias En la visión de Castañeda, las jornadas estudiantiles no fueron en modo alguno un movimiento revolucionario que planteara cambios radicales en las relaciones de poder en la sociedad Las acciones de los jóvenes no fueron resultado de una "conspiración, ningún propósito de desprestigiar al país y a sus instituciones, ningún afán protagónico El movimiento no estaba infiltrado por comunistas ni agitadores profesionales, aunque sí permeado por ellos, que desde que nació siempre quisieron ahogarlo" En ello coincide Pérez Arce, quien considera que si bien el movimiento se enfrentó con una estructura autoritaria, los estudiantes salieron a las calles a defender sus escuelas contra los represores Parte de que las respuestas del gobierno a la histórica pelea en la Ciudadela y frente a la protesta de los estudiantes por los hechos, fueron descomunales Como ejemplo rememora el bazucazo en la Escuela Nacional Preparatoria, entonces alojada en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, hoy convertido en recinto museográfico: "Aun visto a la distancia de varias décadas, cuesta trabajo explicarse que el Ejército haya utilizado una arma de ese calibre contra la puerta de una escuela en la que se encontraban decenas de estudiantes desarmados Este hecho extendió la rabia contra la brutalidad del gobierno, su policía y su ejército" Y enfatiza: "El bazucazo se convirtió en el acontecimiento clave, el hecho simbólico que violó la autonomía universitaria" A decir de Pérez Arce, fue el gobierno el que no se dio cuenta que no enfrentaba un movimiento político, sino la defensa de los estudiantes a la autonomía universitaria y fue esto lo que motivó también la respuesta del propio rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, a la cual atribuye un peso significativo en el curso que siguió el movimiento Cita el investigador el célebre discurso que el rector dio el 30 de julio de ese año en la explanada de Ciudad Universitaria, en el que inició diciendo que era un día de luto para la universidad, pues "la autonomía está amenazada gravemente" Dos días después, al encabezar la marcha en defensa de la autonomía y luego de agradecer la participación de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el rector señaló: "Bienvenidos Sin ánimos de exagerar, podemos decir que se juegan en esta jornada no sólo los destinos de la universidad y el Politécnico, sino las causas más importantes, más entrañables para el pueblo de México" Por ello, Pérez Arce tampoco duda al afirmar que el rector dio con ello legitimidad a sus causas, lo que contrastó con el discurso oficial que se aferró a la teoría de la "conjura contra México" En su análisis, Castañeda destaca, a su vez, no sólo el hecho de que los movimientos sociales que se dieron luego del 68 y del inicio de la revolución en Cuba, en la llamada época de la "Guerra Sucia" en México, no se hayan realmente apoyado en un trabajo político, ni con las bases sociales, para su crecimiento, sino por el contrario se condenaron a la desaparición En una revisión de lo que llama "la historia de la actividad represiva del Estado", permite interpretar que así como entonces, el gobierno sigue planteando las mismas respuestas a los movimientos sociales: señalar intereses mezquinos --extranjeros muchas veces-- detrás, agitadores, conjuras y atentados al orden para hacer creer "que la represión es necesaria" "En la actualidad, la presencia social inquieta a quienes a sangre, persecución y cárcel han conseguido mantener ?la paz y el orden?, lo que, a su vez, les permite seguir en sitios de privilegio desde donde ejercen un poder enfermizo que los lleva incluso al asesinato selectivo entre ellos Detrás del Estado se encuentra una clase de hombres que deambulan las 24 horas del día en la bolsa de valores, en la especulación, felices con el orden, con la paz social, con el continuismo que tiene que garantizárseles cada sexenio" En suma, son dos análisis que vale la pena revisar en esta efeméride

Comentarios