Sobreviviendo a mi ex

jueves, 25 de septiembre de 2008
MÉXICO, D F, 24 de septiembre (apro)- Con cintas como Virgen a los 40 años, Súper cool y Ligeramente embarazada, hemos sido testigos de cómo una sombra de naturalismo absurdo, cargada de ferhormonas adolescentes, ha descendido sobre las cintas de comedia estadunidense Sobreviviendo a mi ex (Forgetting Sarah Marshall, EU, 2008), es el legado de esta tendencia que, como publicó The Rolling Stone en su más reciente edición, es una tendencia no exclusiva del cine ¿Qué une a los trabajos anteriores?: En primer lugar, Judd Apatow, quien ha estado involucrado en todos los proyectos, de alguna u otra manera, sin mencionar que casi todos los encargados de la realización han trabajado con Apatow en proyectos anteriores De hecho, la etiqueta "Club Apattow" se está volviendo algo bastante común En segundo lugar, una especie de naturalismo, donde se presentan elementos sumamente cotidianos, que en vez de llevarnos a un insoportable hastío, nos conducen al absurdo, a lo grotesco y a la inmadurez, con "adultos" que sólo hablan de sexo, tipo la Venganza de los Nerds, y se comportan como adolescentes Y, en tercer lugar, una estructura de comedia romántica, que involucra a personajes medianamente complejos y finales felices Sobreviviendo a mi ex, dirigida por Nicholas Stoller, y escrita y estelarizada por Jason Segel, es una comedia romántica de humor ácido, donde un compositor mediocre, Peter (Segel) es relegado por su novia de cinco años, Sarah Marshall (Kistren Bell), una estrella de televisión que ha comenzado a salir con un famoso rockero, Aldus Snow (Russel Brand) Hecho un guiñapo, Peter decide ir a Hawai, empujado por su hermanastro (Bill Hader), donde, para su mala suerte, se topará con su ex Afortunadamente, Peter hará buena química con la hermosa recepcionista/hostes del hotel, Rachel (Mila Kunis) con quien podría existir la posibilidad de un nuevo romance Los personajes son consistentes, aunque oscilan entre lo unidimensional y lo complejo, una especie de limbo donde se convierten en bichos raros, muy bien interpretados por los histriones Resalta Mila Kunis, más que por su interpretación de Rachel que por su hermosura Sobreviviendo a mi ex está llena de chistes sexuales, en su mayoría un poco simplones, pero en el contexto, sumamente efectivos --si uno se halla en ese estado pueril antes descrito-- pues en general sirven para ridiculizar y humillar al "bateador en turno" En ese sentido, la cinta es bastante ácida, pero el humor sirve para balancear la miel que emerge del romance

Comentarios