Un empate técnico

lunes, 29 de septiembre de 2008
Washington, 29 de septiembre (apro) - Barack Obama el candidato presidencial del Partido Demócrata no supo aprovechar las oportunidades que le ofreció su contrincante republicano John McCain, para afianzarse en las preferencias electorales durante el primer debate que sostuvieron antes de las elecciones del martes 4 de noviembre Las credenciales de orador por excelencia con las que llegó Obama a la Universidad de Oxford, Mississippi, para debatir con McCain, quedaron opacadas por su falta de astucia para presentarse ante los estadunidenses como el candidato del cambio y tildar al aspirante republicano como la continuidad de las fracasadas políticas del presidente George W Bush El debate fue aburrido y tedioso La crisis económica y financiera, la política exterior y la seguridad nacional, que fueron los temas a discutir en el primero de los tres debates presidenciales, le dieron a Obama la invaluable oportunidad de exhibir a McCain como un hombre desconectado de la realidad estadunidense Apenas unos días antes del debate McCain había cometido los graves errores de decir que pese a la crisis financiera y económica de su país, los fundamentos de la economía estaban sólidos; aseguró que para él la clase media eran aquellas personas que tenían un ingreso superior a los 3 millones de dólares al año; y se manifestó a favor de las políticas de prevención de ataques lanzando guerras o invasiones injustificadas, como la que Bush ordenó contra Irak en 2003 Obama aunque intentó nunca pudo etiquetar a McCain como la réplica de las políticas de Bush, como el republicano elitista que pese a sus casi tres décadas de servicio legislativo federal no identifica ni entiende las prioridades económicas de la población Algunas encuestas como la de la cadena de televisión CBS, efectuada inmediatamente después de que terminara el debate declararon a Obama como el ganador absoluto En términos estrictamente políticos, Obama fue mas elocuente y directo sobre los cuestionamientos planteados en el debate, pese a que McCain con su actitud acartonada que hizo recordar en todo momento al televidente que el senador republicano tiene 71 años de edad, le ganó a Obama en algunos aspectos durante la discusión de los temas de política exterior: Irak, Irán y Rusia El candidato republicano le machacó a Obama en más de cinco ocasiones que no tiene la experiencia ni el dominio del tema de la seguridad nacional y política exterior para ser presidente de Estados Unidos El candidato republicano se declaró listo y preparado para gobernar, sin que Obama lo cuestionara; y el dicho dice que el que calla otorga Con el impase entre la Casa Blanca y el Congreso en la negociación del paquete de rescate financiero por 700 mil millones de dólares y la percepción del público de que McCain esta desconectado de las necesidades económicas de los estadunidenses por la recesión, Obama tuvo a su alcance la posibilidad de consolidarse como el gran favorito para ganar los comicios del 4 de noviembre, pero no lo hizo y este error podría costarle caro al candidato presidencial de los demócratas Los costos del error de Obama en el primer debate se medirán con los resultados de las encuestas que se hagan en los próximos días sobre la tendencia en la preferencia electoral, la pasividad del demócrata abre la posibilidad de que pierda o que se reduzca la ventaja de nueve puntos porcentuales que tenia en las encuestas sobre McCain ante del debate en Mississippi Por razones de lealtad y de lógica, los asesores políticos de Obama y hasta su compañero de formula, Joe Biden, el candidato a la vicepresidencia, declararon como ganador del primer debate a su abanderado presidencial Los asesores de Obama y el mismo Biden saben que su candidato no ganó y que perdió una gran oportunidad, lo cual provoca pensar si el candidato demócrata tendrá la capacidad y decisión de atacar directamente a su contrincante en los próximos dos debates; el del 7 de octubre en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee, y el del 15 de octubre en la Universidad de Hofstra en Hempstead, Nueva York No se debe descartar la posibilidad de que sea McCain y no Obama el que sepa aprovechar la lectura del resultado de las encuestas sobre la tendencia electoral que surjan a raíz de la conclusión del primer debate presidencial, el que para muchos analistas políticos terminó en un empate técnico

Comentarios