Alarma a El Vaticano narcotráfico en México

lunes, 12 de enero de 2009
MEXICO, D F, 12 de enero (apro)- El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, señaló que es un "deber" de la sociedad mexicana combatir al narcotráfico, al que calificó como un delito "deshumano" que pone en peligro la seguridad de las familias En vísperas de su visita a México, donde participará en el Encuentro Mundial de las Familias, el cardenal afirmó: "La lucha contra el narcotráfico es un deber, pues el tráfico de estupefacientes es el modo más disimulado de asesinar la dignidad y la personalidad de los jóvenes de hoy" Y expuso su preocupación por la "seguridad" de las familias y de los sacerdotes mexicanos, sobre todo de quienes están denunciando al crimen organizado Recordó que el cardenal mexicano Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en 1993, en Guadalajara, Jalisco, supuestamente por grupos de narcotraficantes, fue un "combatiente" contra ese comportamiento delictivo, al que calificó como "deshumano" En conferencia de prensa realizada en el Palacio Apostólico, en Roma, Bertone agregó: "La Iglesia se preocupa y participa en esa lucha, sobre todo a través de la educación de las conciencias Pide que los jóvenes sean liberados de esa esclavitud deprimente y degradante que no les permite desarrollar su personalidad" Además, calificó como "inútil" que los obispos apliquen la excomunión a los narcotraficantes, puesto que éstos "no tienen conciencia ni educación eclesiástica, así como era inútil excomulgar a Hitler o a Stalin, porque esta pena no les tocaba mínimamente" Por otra parte, Bertone dijo que son "muy buenos" los actuales vínculos entre México y la Santa Sede, pese a algunas legislaciones mexicanas que han despenalizado el aborto, el cual siempre ha sido rechazado por la Iglesia Por su lado, el Papa Benedicto XVI, quien no vendrá al Encuentro Mundial de las Familias, que se realizará del 14 al 18 de este mes, hizo un llamado a la "sobriedad" y a la "solidaridad" para enfrentar la crisis económica mundial que afectará, principalmente, a las familias de escasos recursos En una audiencia realizada en el Vaticano, el pontífice señaló: "Es indudable que la comunidad mundial atraviesa por una grave crisis económica, ligada a una crisis estructural, cultural y de valores Frente a un reto tan arduo, la reacción debe de ser común" Señaló: "En los momentos difíciles de la historia, el pueblo encuentra unidad de objetivos y valor cuando lo guían administradores capaces, cuya preocupación fundamental es el bien común" Añadió que "no es fácil" la tarea de estos administradores públicos, ya que deben hacer frente "a situaciones complejas que necesitan, cada vez con más frecuencia, medidas y decisiones a veces impopulares"

Comentarios