Un amplio estudio sobre las leyes del patrimonio

lunes, 26 de enero de 2009
MÉXICO, D F, 21 de enero (apro)- La preservación y cuidado jurídico del patrimonio cultural forma parte de una tradición que se remonta a los orígenes de la nación e incluso hasta la época virreinal Así lo consigna el antropólogo Bolfy Cottom en su nuevo libro Nación, patrimonio cultural y legislación: los debates parlamentarios y la construcción sobre monumentos en México, siglo XX, coeditado por la Cámara de Diputados y Miguel Ángel Porrúa El volumen de 515 páginas, con prólogo del historiador Guillermo Tovar de Teresa, y presentación del etnólogo Sergio Raúl Arroyo, exdirector del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y actual director del Centro Cultural Tlatelolco de la UNAM, explica que el interés del Estado por los monumentos se expresa tanto en la creación de un marco legal para protegerlo como en la creación de instituciones administrativas y educativas para su atención Y reúne en su diferentes capítulos no sólo esta historia, las diferentes leyes que se dieron a lo largo de ésta, la misma Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Históricos y Artísticos promulgada en 1972 y aún vigente, sino también los diferentes debates que en las cámaras legislativas se han dado en torno a este patrimonio nacional Investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, Cottom explica que se han dado varios recuentos y compilaciones sobre la legislación del patrimonio, entre ellos el trabajo "pionero" del antropólogo Daniel Rubín de la Borbolla (1907-1990), el del abogado Alejandro Gertz Manero (1937), y los del antropólogo Julio César Olivé Negrete, quien falleció en noviembre pasado y, en opinión del investigador, "quien mejor ha logrado capitalizar" este trabajo, "un decano de la fusión, entre el derecho, la antropología y la historia" "Él --de quien tuve el privilegio de ser su alumno, su ayudante-- fue quien mejor sistematizó toda la recopilación de la legislación en materia de monumentos, desde la Colonia hasta finales del siglo XX, y con una gran visión institucional de lo que ha sido la preservación" Con más de 15 años de colaborar con Olivé Negrete, con quien publicó los tomos de Leyes estatales en materia de patrimonio cultural, Cottom tuvo siempre la inquietud de estudiar el proceso de formación de la normatividad sobre patrimonio, sobre todo luego de ver los problemas y tensiones que se han dado entre el gobierno federal, los estados de la República y los municipios, por esta riqueza cultural y en la actualidad, por asuntos como el turismo A decir de Tovar de Teresa la consulta del libro será esencial para que "futuros legisladores, historiadores del derecho y una vasta diversidad de interesados en el tema, acudan a su consulta y descubran lo que significa no realizar una tarea al vapor sino con años de estudio, plena conciencia y consistencia" Sin duda fundamental ante el panorama que se presenta próximo, como la propuesta de elaborar una Ley General de Cultura para la aplicación de la reforma que dio a finales del año pasado rango constitucional a la cultura Ya ha explicado Cottom que este tipo de mecanismos en realidad copian modelos de otros países "de manera mecánica, de manera irresponsable", sin detenerse a pensar qué problemas en realidad van a resolverse internamente El libro busca por tanto también llamar la atención sobre "lo que ha sido la razón de ser de nuestras instituciones y la protección de nuestros monumentos nacionales en este caso" Otros aspectos para los cuales deberá ser indispensable son el llamado turismo cultural y la política de considerar a la cultura como un factor de desarrollo, no porque los conceptos estén reñidos con el patrimonio cultural, sino porque, --advierte el autor-- la concepción de los monumentos atraviesa por una crisis: "De ser bienes estratégicos de orden cultural para el Estado mexicano, han pasado a ser considerados de manera indirecta como bienes susceptibles de comercialización; de ahí se explica en buena parte la demanda que los gobiernos locales han formulado al gobierno federal, reclamando parte de los ingresos de taquilla" El libro se divide en seis capítulos: Antecedentes normativos sobre monumentos en el siglo XIX mexicano; La primera Ley Federal sobre Monumentos Arqueológicos, 1897; Las leyes de 1914, 1930 y 1934; La reforma constitucional de 1966 y la Ley Federal de 1968-1970; La ley vigente sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, 1972; y El contexto actual, un tiempo de crisis Incluye apartados de conclusiones generales, cronología y anexos, y al principio, luego de la presentación, el prólogo y la introducción, uno sobre las generalidades: Nación, Estado, patrimonio cultural e identidad, como marco de referencia conceptual

Comentarios