Carstens corrige a Calderón: "La mayoría de las empresas pagan sus impuestos"

jueves, 29 de octubre de 2009 · 01:00
MÉXICO, D F, 29 de octubre (apro)- Por segunda ocasión, en siete días, el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, tuvo que hacerla de apagafuegos El jueves 22 debió calmar ?junto con el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont-- el berrinche del priismo luego de que el presidente del PAN, César Nava, le imputó la aprobación de un paquete fiscal "incompleto e insuficiente"                  
         Este jueves, tuvo que salir a calmar a los airados empresarios, a quienes el presidente Felipe Calderón acusó en dos ocasiones de no pagar impuestos, o de que rara vez lo hacen y con pagos ínfimos al fisco
         El personal de Comunicación Social de Hacienda tuvo que movilizarse para citar, con carácter de urgente, a los medios informativos, pues el secretario haría un "pronunciamiento" público en torno del paquete fiscal
         Casi una hora después de la cita pactada, el secretario apareció, en un salón de Nacional Financiera, para matizar lo dicho por el presidente y calmar a los muy enojados empresarios:
         "La mayoría de las empresas mexicanas, de todos los tamaños, incluidas las grandes empresas, pagan sus impuestos y los pagan bien", fue lo primero que dijo
         Las empresas mexicanas, añadió, "contribuyen de forma importante a sufragar el gasto público" En particular, los grandes contribuyentes, sin considerar a Pemex, "aportaron en 2008 más del 35% del total de la recaudación nacional neta"
         Dejó en claro que el problema de lo dicho por el presidente es haber generalizado, pues agregó:
         "Empero, como en todo universo de contribuyentes, hay quienes por desgracia eluden dicho compromiso aprovechando espacios de la ley para disminuir al máximo posible sus contribuciones y en contra del espíritu de las mismas leyes En esto consiste la llamada elusión fiscal"
         Y aunque ésta no es en sí misma un delito, dijo, "sí es una práctica  que lesiona el interés de la sociedad y de la nación"
         Todo esto se da en el contexto de la discusión en el Congreso en torno de la llamada consolidación fiscal, un esquema preferencial dentro del Impuesto sobre la Renta, del que han abusado muchas empresas para diferir impuestos, que en la práctica ha sido un no pago de esos tributos
         El tema ha sido un de los más conflictivos en las negociaciones entre los grupos parlamentarios en el Senado, al grado de que ya casi terminado este día jueves, no había acuerdo entre los partidos en esa cámara legislativa
         El secretario de Hacienda defendió la propuesta del Ejecutivo sobre este tema, que fue avalado por la Cámara de Diputados la semana pasada Primero explicó que la consolidación es un buen esquema fiscal, pues estimula el crecimiento de las empresas, ya que permite la aplicación inmediata de pérdidas fiscales de una o varias empresas del grupo contra utilidades fiscales de una o varias empresas del mismo grupo
         Gracias a ese esquema ?siguió con su explicación--, las empresas pueden diferir el pago del ISR de un ejercicio y también el pago de ese impuesto generado por los dividendos contables Es decir, permite el libre flujo de dividendos dentro del grupo
         El uso de ese régimen preferencial permitió a las grandes empresas pagar, durante 2007 y 2008, un impuesto de 18% respecto de sus ingresos acumulables Pero ese no es el problema, dio a entender, pues el régimen de consolidación existe en casi todo el mundo De hecho en Estados Unidos, una "muestra muy amplia" de grandes contribuyentes pagaron en promedio una tasa efectiva de impuesto de 34% respecto de sus ingresos acumulables
         El problema ?aunque aquí ya no fue explícito, pero lo ha dicho en sus diversas comparecencias en las cámaras-- es que muchas empresas abusan, pues difieren al infinito el pago de impuestos Nunca pagan, o rara vez pagan, como dijo el presidente Calderón
         Por eso, abundó, la propuesta del Ejecutivo es que el "diferimiento" (sic) no sea mayor de cinco años, con lo que se obliga a las empresas a pagar el ISR diferido, es decir los impuestos que ya se deben
         Por eso hizo un nuevo llamado a los legisladores a que aprueben la propuesta, porque con ella "se estaría cerrando una avenida de elusión fiscal por parte de grandes contribuyentes Y además se avanzaría sustancialmente en el perfeccionamiento de nuestro marco tributario con vistas a una mayor equidad y proporcionalidad"
         Con los cambios que se proponen a la consolidación fiscal, argumentó, no se cancelan los beneficios inherentes a ese régimen Además, dichos cambios no son retroactivos, pues la propuesta "lo único que hace es precisar el momento de pago del impuesto que fue diferido y no afecta a las empresas en el periodo en que están obligadas a permanecer en el régimen de consolidación"
         Lo que se busca, Dijo Carstens, "es dar certeza respecto al diferimiento (sic) excesivo del impuesto a pagar, determinando tiempos concretos de pago, sin generar cargas administrativas adicionales a los contribuyentes"
         Y, al igual que el presidente Calderón, dijo que por los graves momentos que atraviesa el país, se exige de todos una aportación proporcional a sus capacidades
         "El gobierno de México de ninguna manera busca vulnerar la solvencia financiera de las empresas", insistió
Hasta ahí terminó su mensaje, que leyó Pero agregó, como para evitar interpretaciones: "Este mensaje ratifica lo que dijo el señor presidente de la República"

Comentarios