En San Lázaro, los priístas se imponen

sábado, 14 de noviembre de 2009
Con la mira en las elecciones para renovar 10 gubernaturas del próximo año, hasta la madrugada del pasado viernes 13 legisladores del PRI en la Cámara de Diputados pretendían transferir a los estados facultades que hoy tiene el Ejecutivo Federal para el manejo del Presupuesto de Egresos Además, pugnaban por reasignar 85 mil millones de pesos de programas sociales ?con el argumento de que el PAN los ha utilizado con fines "electoreros"? a educación, infraestructura carretera y desarrollo regional
 La discusión y aprobación del Presupuesto de Egresos para 2010 quedó inmersa en intensas negociaciones y amenazas mutuas entre el PRI y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el PAN
         Los diputados priistas asignaron 27 mil 300 millones de pesos para infraestructura hidráulica y carretera; al campo, 15 mil 300 millones; educación, 16 mil 150 millones; desarrollo regional (que incluye diversos fondos para infraestructura), 20 mil 400 millones; desarrollo social, 3 mil 400 millones, y para seguridad, 3 mil 400 millones de pesos
En total, 85 mil millones de pesos para gasto no contemplado por la administración de Felipe Calderón
         Por si fuera poco, intentaron poner "candados" al gobierno federal para el manejo de los recursos y hacer más laxas las reglas que permitan la intervención y decisión directa de los gobiernos estatales y municipales
         El PAN respondió a la propuesta priista con la amenaza de presentar una controversia constitucional por considerar que el Poder Legislativo estaba invadiendo las funciones del Poder Ejecutivo, único facultado para establecer la forma en que se utilizan los recursos Por si eso no bastara, blandió la posibilidad de que el presidente de la República "vete" el presupuesto que se aprueba este fin de semana
         El PRI no se inmutó, y amagó con hacer valer su mayoría en el Congreso Incluso, según legisladores que participan en las negociaciones, aseguraron no temer a las amenazas panistas: lo peor que podría pasar en tal escenario es que el 1 de enero de 2010 se aplique el mismo presupuesto de 2009, con las mismas cifras y las mismas asignaciones
El PRI tiene 237 diputados y dispone de los 21 del PVEM, con lo que suma 258 votos, suficientes para aprobar el Presupuesto de Egresos bajo las condiciones que ellos establezcan
         En tanto, para la izquierda, la actitud del PRI  implica pasar de facto a un régimen parlamentario donde ese partido sea el que diga cuánto, cómo y para qué se utilizará el presupuesto, mientras que el gobierno federal se limite solamente a "ejecutar" lo que el Congreso mandate
Este es un extracto del reportaje que se publica en la edición 1724 de la revista Proceso que empezó a circular el domingo 15 de noviembre

Comentarios