Parafernalia e independencia

lunes, 2 de noviembre de 2009
MEXICO, D F, 29 de octubre (apro)- Cuentan en el libro-catálogo Parafernalia e Independencia que cuando Alexander von Humboldt visitó Nueva España, se sorprendió de los marcados contrastes sociales que apenas unos años después motivaron la guerra de Independencia
Se subraya, para recordar el inicio de la Revolución mexicana, que 100 años después esas condiciones prevalecían:
"En la punta de la pirámide había unos pocos detentadores de la riqueza y del poder, mientras que, en la base, la mayoría no contaba con lo indispensable, ni podía influir en las esferas de las decisiones, a no ser que lo hiciera guiada por la desesperación y con violencia"
Pasaron ya 200 años de la visita de Humboldt y las condiciones sociales no parecen haber cambiado mucho Habrá quienes digan que, por la vía del voto, los mexicanos sí pueden influir en las esferas de las decisiones, pero habrá quienes lo nieguen, pues una vez emitido el voto los políticos se olvidan siempre de sus compromisos de campaña
En la recién terminada IX Feria Internacional del Libro en el zócalo de la ciudad de México se presentó el libro-catálogo de 143 páginas, escrito por el historiador Xavier Guzmán Urbiola, memoria de la exposición del mismo nombre presentada en el Museo de Arte Popular hace un año por la Fundación Conmemoraciones 2010
El volumen se divide en 14 capítulos, entre ellos, "La Ciudad de México, 1810-1910"; "Los festejos en las calles y en las cantinas"; "Los festejos en los ámbitos privados de la oligarquía"; "Una sociedad contrastada"; "La construcción, los arquitectos y los ingenieros"; "Dos edificios emblemáticos", y "Las comunicaciones, las novedades, los entretenimientos"
         En los capítulos dedicados a la arquitectura se hace un recuento de los edificios que, para celebrar el primer centenario de la Independencia, mandó construir Porfirio Díaz, no sin antes explicar que "la construcción es una actividad que indica estabilidad política y auge económico" Por ello, el grupo gobernante quiso una "autocelebración" (había entonces un superávit conseguido por el entonces secretario de Hacienda, José Yves Limantour, entregando obras):
         "La clase en el poder siempre ha procedido así y la arquitectura y sus artífices se han prestado a ello de modo invariable, tanto que incluso la construcción, el progreso y la mercadotecnia llegaron a estar presente en los piropos"
Guzmán Urbiola cita aquí unos versos:
         Eres piedra brillantal,
         eres tulipán de yeso,
         eres madre del progreso,
que nomás con tu mirar
vales millones de pesos
         A decir del historiador, no hubo paralelo en lo edificado Vaya, hasta se hizo construir la ciudad de Torreón, en Coahuila, en un empalme ferroviario norteño, que nació originalmente como una villa El recuento arquitectónico incluye, entre otros edificios, el nuevo Teatro Nacional, hoy Palacio de Bellas Artes; el Palacio Legislativo Federal Mexicano (no concluido y que es hoy el Monumento a la Revolución), y el manicomio de La Castañeda Se construyeron, asimismo, el Palacio de Correos y el de las Comunicaciones, que alberga hoy al Museo Nacional de Arte
El contraste entre las celebraciones oficiales, las privadas de las clases oligárquicas y las del pueblo se reseñan en el mismo libro Y sin duda la tentación de hacer comparaciones con los festejos que ha elegido el gobierno calderonista para el Bicentenario de la Independencia, al cual se suma el Centenario por la Revolución, estarán a la orden del día
La historia no se repite con aconteceres idénticos, pero muchos hechos suelen evocar sucesos históricos Así, mientras durante el pasado Grito en Palacio Nacional se realizaba una cena con invitados especiales, en el zócalo había un costoso espectáculo de luz y parafernalia Se repitió en los días subsecuentes entre tumultos y desorganización Para el año entrante, el mero aniversario 200, se prepara una fiesta espectacular, en la que se gastaran unos 60 millones de dólares
"A falta de pan, circo", han coincido historiadores
En materia arquitectónica, el titular del Ejecutivo, Felipe Calderón, colocó ya la primera piedra del monumento conmemorativo Estela de luz, que inicialmente se llamó Arco del Bicentenario, en el Paseo de la Reforma No hay tal arco; es un monumento lineal Y, en general, no se han anunciado otras construcciones para los festejos, aunque muchas de las obras que de cualquier forma habría hecho este gobierno o gobiernos estatales y municipales (carreteras, hospitales, escuelas, vialidades, parques), comienzan a llevar el sobrenombre de Bicentenario
Parafernalia e Independencia es una coedición de la Fundación Conmemoraciones 2010, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Secretaría de Cultura y la Fundación Cultural de la Ciudad de México

Comentarios