CNDH: Y Soberanes sigue ahí

sábado, 7 de noviembre de 2009

En contra de la opinión generalizada de organizaciones no gubernamentales, en contra de un historial documentadamente negativo, en contra de lo que parecía ser la postura de una mayoría de integrantes de la cámara alta, el Senado de la República -en una votación concertada- nombró a Raúl Plascencia Villanueva como el próximo presidente de la  CNDH Durante la comparecencia en pro de su candidatura, el actual primer visitador del organismo se definió a sí mismo y a lo que será su gestión: "La única diferencia entre Soberanes y yo es la edad"  Horas antes de que el Senado de la República designara a Raúl Plascencia Villanueva como el próximo presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), organizaciones civiles advirtieron de los riesgos de su nombramiento En una carta entregada a los legisladores el jueves 5, el Grupo Relevos expresa su preocupación por haber integrado a Plascencia en la terna presentada por la Comisión de Derechos Humanos del Senado, que preside Rosario Ibarra de Piedra, ya que a juicio de la organización ese candidato no cumplía el perfil que el órgano legislativo delineó: el de un ombudsman capaz de "realizar un cambio profundo en la gestión y desempeño de la CNDH, vigorizar su trabajo, fortalecer su fuerza moral y darle nuevos bríos" El Grupo Relevos está integrado por la Academia Mexicana de Derechos Humanos (AMDH), Católicas por el Derecho a Decidir, Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, Fundar Centro de Análisis e Investigación, Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Propuesta Cívica y Salud Integral para la Mujer (SIPAM) En su misiva, este colectivo les recordó a los senadores que, en sus cuatro años como primer visitador de la CNDH, Plascencia Villanueva "no impulsó transformaciones de fondo o reorientaciones en las decisiones de la que ha sido calificada por un amplio grupo de Senadores como una gestión ineficiente", es decir, la presidida por José Luis Soberanes Como segundo al mando en la CNDH, destaca el documento, emitió recomendaciones con "fallas estructurales en términos técnico-jurídicos como en términos políticos" Como ejemplos, cita las referentes a los centros penitenciarios "o la dilación por más de dos años para la recomendación del caso Jacinta Francisco", la indígena acusada de secuestrar a policías judiciales Además, "su compromiso con la transparencia es cuestionable", ya que negó "sistemáticamente información que fue declarada pública por otras instancias" Así ocurrió las cuatro ocasiones en que Fundar Centro de Análisis e Investigación "tuvo que acudir al Poder Judicial para obtener información pública que la CNDH se resistía a entregar En un caso, incluso, fue por la vía del juicio de amparo como se revirtió el pretendido cobro de 93 pesos por cada copia simple" Como se informó en el número 1722 de Proceso,antes de que el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán se fugara del penal federal de Puente Grande en enero de 2001, Raúl Plascencia Villanueva, entonces segundo visitador general, y Mauricio Farah Gebara, en ese año administrador de la CND ?ambos candidatos de Soberanes para sucederlo? estuvieron enterados de las presiones a los custodios para que protegieran al capo de Sinaloa, así como a Arturo El Texas Martínez Herrera y Héctor El Güero Palma "De acuerdo con las investigaciones, de la corrupción que minó la  seguridad de Puente Grande, así como del 'trabajo sucio' realizado por los visitadores, estuvieron enterados en aquel entonces Raúl Plascencia Villanueva y Mauricio Farah Gebara", señala el texto del reportero Ricardo Ravelo, basado en la averiguación previa 070/DAMFMJ/2001 Este es un extracto del reportaje que se publica en la edición 1723 de la revista Proceso que empezó a circular el domingo 8de noviembre

Comentarios