Juanito deja Iztapalapa; se perfila el regreso de Brugada

jueves, 10 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 10 de diciembre (apro).- Un día antes del estreno de la obra “Ay Juanito no te rajes”, en la que actuará al lado de Alberto "El Caballo" Rojas, en el teatro Blanquita y después de la reunión privada que sostuvo la víspera con el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, el delegado de Iztapalapa, Rafael Acosta "Juanito", decidió separarse del cargo de manera definitiva.
"Juanito" formalizó su salida por la tarde en un documento enviado a Ebrard, en el que le informa que “a partir de la fecha del presente me ausentaré en forma definitiva del cargo de jefe delegacional en Iztapalapa, para los fines y efectos legales a que haya lugar”.
El documento fue turnado al Secretario de Gobierno, José Ángel Ávila Pérez, para que tome conocimiento e inicie los procedimientos legales ante la ausencia definitiva de quien hasta hoy por la mañana se venía desempeñando como jefe delegacional en Iztapalapa.
Por la noche, Ebrard se reunió con integrantes de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa para tratar el asunto de Iztapalapa.
Sin dar mayores detalles de la reunión, Ebrard anunció que este viernes dará a conocer la terna de candidatos para relevar a Rafael Acosta Ángeles en la delegación Iztapalapa, y que de inmediato la enviará a la ALDF para que sea sometida a su consideración.
 La reserva de los nombres, explicó, forma parte de un acuerdo a que llegó con los integrantes de la Comisión de Gobierno, presidido por la perredista Alejandra Barrales, sin embargo, esta reportera pudo saber que Clara Brugada, quien ya fungió como delegada ante la licencia que pidió "Juanito" una vez que tomó posesión del cargo, se perfilaba como la más viable para asumir el cargo de manera definitiva.
 En una breve conferencia, Ebrard señaló que espera que dentro del órgano legislativo se generen los consensos necesarios para que el próximo delegado de esa demarcación sea avalado por la mayoría absoluta de los diputados.
 Este viernes, se tiene prevista una sesión extraordinaria de la ALDF para deliberar en torno a la designación del nuevo delegado.
En caso de no ser ratificada Clara Brugada, lo más seguro es que Jesús Valencia ocupe la jefatura delegacional. Valencia fue director del DIF-DF y actualmente funge como secretario general del PRD-DF y es un hombre de todas las confianzas de Ebrard.
 A pesar de la salida “negociada” de Juanito, la fracción mayoritaria del PRD en la Asamblea Legislativa ratificó la solicitud de remoción de Acosta Ángeles.
Las perredistas Aleyda Alavez y Karen Quiroga acudieron ante la Comisión Jurisdiccional de la ALDF para confirmar su petición de que se remueva del cargo al expetista, bajo el argumento de generar situaciones de ingobernabilidad en esa demarcación, e incluso pidieron a esa instancia incluir la información relacionada con la falsificación de documentos oficiales de la que se le acusa a Rafael Acosta.
Aleyda Alavez explicó que “no sería digno que (Juanito) saliera del cargo por una licencia, siendo que ha incurrido en hechos que tienen que ver con asuntos penales”, por lo que continuará adelante en ese proceso de remoción hasta que se concluya que Acosta es responsable de acciones y omisiones que derivan en la ingobernabilidad de Iztapalapa.
 Antes de enviar a Ebrad el documento de su separación del cargo, Juanito ultimo detalles en la delegación y nombró como encargado del despacho al perredista Aarón Ramos Miranda y no a la panista con licencia, Alejandra Núñez, actual directora general del Jurídico y Gobierno, como se esperaba.
Ramos Miranda es miembro de la corriente Nueva Izquierda (NI) que dirige Jesús Ortega.
Antes de abandonar la oficina que ocupó apenas nueve días, Juanito  firmó documentos y sacó sus objetos personales. A eso de las cinco de la tarde, abordó una camioneta Express Van, placas 428-WGB, junto con algunos miembros de su equipo de trabajo.
Desde la noche de ayer, luego de la reunión que sostuvieron Ebrard y Juanito, circuló la versión de que el jefe delegacional dejaría el cargo, luego de ventilarse públicamente que había falsificado actas de nacimiento, credencial de elector y CURP para registrarse como candidato a jefe delegacional por el Partido del Trabajo. El Código Penal del DF prevé una pena de ocho años de cárcel a quien incurra en ese tipo de falta.
 Estas pruebas fueron incluso entregadas por Clara Brugada a la Comisión Jurisdiccional de la ALDF.

Brugada se apunta

Luego de que Juanito  oficializara su salida de la delegación Iztapalapa, la perredista Clara Brugada confió en que el titular del GDF la deje continuar al frente de la demarcación.
En un mitin celebrado afuera de la explanada delegacional, celebro la renuncia del expetista y manifestó su deseo por administrar Iztapalapa.
Sostuvo que la renuncia de Juanito fue producto de las movilizaciones que realizó y dijo que el expetista traicionó al movimiento de Andrés Manuel Lopez Obrador al no renunciar al cargo, como había prometido cuando el tabasqueno llamo a votar por el con el compromiso que de ganar la elección le dejaría el cargo a Brugada.
"Finalmente se impuso la voluntad popular", dijo en el mitin. "Derrotamos al traidor, se esta cumpliendo la voluntad de Iztapalapa y de su pueblo", aseguro.
Brugada añadió que ella será la próxima delegada en Iztapalapa y se comprometió a darle seguimiento a los programas sociales y acciones pendientes desde que Juanito decidió no dejar el cargo, el pasado 27 de noviembre.
"Falta un segundo paso que será que la Asamblea Legislativa apruebe la propuesta del jefe de Gobierno y esperamos que se tome en cuenta la voluntad de los habitantes de Iztapalapa", indico.

Protestan trabajadores
En medio del caos provocado por la intempestiva renuncia de Juanito, trabajadores de base bloquearon durante cuatro horas las calles aledañas a la delegación, en demanda del pago de aguinaldo.
El repliegue para la liberación de avenida Ermita Iztapalapa confrontó a los empleados del gobierno con elementos de seguridad.
Durante algunos minutos ambos grupos se enfrentaron y los granaderos fueron el blanco de piedras, botellas y palos que les lanzaron los inconformes.
Sin embargo, se logró contenerlos en la calle de Ayuntamiento, donde el cordón de seguridad se mantuvo por espacio de diez minutos.
El enojo de los trabajadores por los golpes que recibieron de los uniformados provocó que rompieran la cadena de seguridad y entraran por la fuerza a las oficinas del gobierno delegacional.
La guardia de seguridad no pudo contener a los empleados, que llegaron hasta la entrada principal.
Otra nueva confrontación se suscitó en el lugar, e incluso por el forcejeo rompieron uno de los cristales que permite el ingreso a la oficina de la jefatura delegacional.