Profepa clausura hotel en Tulum, propiedad del actor Roberto Palazuelos

viernes, 11 de diciembre de 2009

CANCÚN, Q. Roo., 11 de diciembre (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró hoy el hotel Diamante K, ubicado en Tulum y cuyo propietario es el actor de telenovelas, Roberto Palazuelos.
La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que el actor perdió el amparo que había interpuesto ante el Tribunal Colegiado Vigésimo Séptimo de Circuito, para evitar la clausura de su establecimiento, localizado en la carretera costera Tulum-Ruinas-Boca Paila.
El cierre del hotel obedece a que el inmueble carece de la autorización de impacto ambiental para llevar a cabo obras y actividades en un ambiente costero.
     La diligencia de reposición de sellos y clausura que encabezó el pasado jueves 10, Raziel Villegas, director de Zona Federal Marítimo Terrestre y Zona Federal de la Profepa, fue atendida por el propio Palazuelos, quien después de una acalorada discusión con el funcionario acabó aceptando la medida.
    Como parte del operativo, se colocaron 31 sellos en las cabañas, restaurante y otras áreas del hotel, así como una manta y un espectacular en el exterior en que se notificaba la clausura.
     Por las irregularidades en que incurrió el dueño del establecimiento, alcanzaría una multa de hasta 50 mil salarios mínimos y ser sancionado con la clausura total y definitiva, aparte de ser obligado a restaurar una superficie de 13 mil 338.82 metros cuadrados.
     En julio de 2008, la Profepa inició un procedimiento administrativo para verificar que el inmueble contara con la autorización de impacto ambiental y la concesión de zona federal marítimo terrestre otorgados por la Semarnat; sin embargo, debido a que no presentó la documentación requerida al momento de la visita, se emitió una resolución para la clausura total temporal de las obras y actividades.
     Y es que en las inspecciones se constató que el Diamante K afectó especies enlistadas en la NOM 59-Semarnat-2001, que protegen especies nativas en riesgo de extinción, como es el caso de la palma de chit, así como de la kuká y el mangle botoncillo.
    Pese a que meses atrás el hotel fue clausurado por primera vez, el actor inició un juicio de amparo y propalaba que el juez segundo de distrito, Manuel García Lanz, le otorgó una suspensión definitiva en contra del cierre de su establecimiento.
      Sin embargo, el Tribunal Colegiado Vigésimo Séptimo de Circuito resolvió ahora que "la justicia de la unión no ampara ni protege a Grupo Saint Germain en contra de la sentencia dictada el 2 de marzo de 2009, y por tanto el juicio de amparo 1147/2008, promovido por Roberto Palazuelos contra los actos y las autoridades contenidas en el considerando segundo de la sentencia en revisión, se sobresee”.
    Con esta acción, agregó la Profepa, “se está logrando la contención de desarrollos urbanos y hoteleros en terrenos forestales y ecosistemas costeros que venían destruyendo los recursos naturales, y quedó asentado que esta operación, sin la autorización correspondiente, atenta y deteriora el medio ambiente, y que es primordial garantizar la subsistencia de nuestras costas”.
     Pese a la clausura, fueron respetadas las habitaciones que se encontraban en ese momento ocupadas por turistas, aunque con la instrucción de que se les reinstalara a la brevedad en otro hotel.