Conferencia sobre Bobby Fischer

lunes, 14 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F., 10 de diciembre (apro).- En el marco del Festival de Ajedrez que organizó ChessBoutique, su creador, Armando Sánchez, fuimos invitados a platicar sobre el mejor jugador de todos los tiempos, Bobby Fischer, el Maestro FIDE Silvio Pla y un servidor.

           Además, como iba a estar el Gran Maestro Alfonso Romero, de España, que vino al país por apenas una semana, podríamos tener una plática enriquecedora. Además, yo invité al Maestro FIDE Armando Acevedo, el único mexicano que ha jugado con Fischer (en la Olimpiada de Siegen, Alemania en 1970), y una leyenda viviente, excampeón nacional y uno de los mejores jugadores que este país ha tenido, para que diera su testimonio de lo que significó enfrentar al que quizá sea el jugador más fuerte de todos los tiempos.

         La sala de conferencias que se improvisó para quienes les interesaba escuchar lo que teníamos que decir de Fischer se abarrotó. Vimos al Maestro Internacional Raúl Ocampo, entre muchos jugadores que se tomaron la molestia de atender a la plática. Antes, en la mañana de ese sábado, el GM Romero dio una larga clase magistral (3 horas) sobre el tema de las dos debilidades, el que también tuvo una gran afluencia.

          Comenzó Silvio Pla hablando de Fischer. Se mostró un video que empieza con una colección de fotos del gran ajedrecista, hasta llegar a un video donde Bobby sale, con 15 años, en TV, en un programa de concursos, donde quienes participan tienen que adivinar la profesión o actividad de un personaje, en este caso el propio Bobby. Ahí en el programa le regalan dos boletos para ir a jugar el interzonal en Europa. La cara del juvenil Fischer no puede ser de mayor alegría.

         El video se detuvo en algunas ocasiones para hacer los comentarios pertinentes de ese momento. Supimos que el GM Romero está preparando --¿un libro?-- sobre Fischer. Nos platicó anécdotas sobre Bobby a partir de entrevistas con quien lo sucedió en el trono, Karpov, que le contó algunos de los intentos para que Fischer jugara el campeonato mundial de ajedrez.

          Yo hablé de por qué pensamos que Bobby Fischer ha sido el mejor jugador de todos los tiempos. Presenté algunas gráficas que muestran el nivel de fuerza ajedrecística, sobre todos los demás jugadores de su época. Quizá el único que alcanzó este nivel fue Kasparov. Los datos salieron de www.chessmetrics.com.

         Hubo participación del público. Fue una velada muy agradable. El MF Armando Acevedo entonces fue presentado y nos platicó su experiencia ante Bobby en la Olimpiada. Comenta Acevedo que Fischer pensó las cinco horas de la partida. No lo subestimó. Lo trató con el mayor deportivismo. Acevedo, ya en la parte final de la partida, escuchó que Resehevky y quizá Lombardy, comentaban de su partida como que había una posibilidad de que el Maestro mexicano obtuviese unas tablas.

          La conclusión de la plática vino a partir de una frase que el mismo Bobby acuñó: "Para jugar al ajedrez se necesita amor por el juego y concentración absoluta".

          No me cabe duda que fue un evento muy agradable para todos. De alguna manera se notó que todos admiramos lo que Fischer hizo. Creo que fue un sentir general el respeto que tenemos por un jugador de esos tamaños y me atrevería a decir que nos dio a todos una mejor perspectiva de quién fue Bobby Fischer y de sus aportaciones al mundo del ajedrez.