El "Neo Cascanueces"

lunes, 14 de diciembre de 2009

MÉXICO D.F., 9 de diciembre (apro).- Todo sucede en una colonia de clase media en la ciudad de México, donde habitan seres urbanos de carne y hueso, no duendes.
Con esa idea, los alumnos de la licenciatura en danza contemporánea, de la Academia Mexicana de la Danza (ADM), se alistan para mostrar su Neo Cascanueces.
De acuerdo con Lidya Romero, directora de esa escuela del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y autora de la idea de la puesta en escena, se trata de posibilitar que los alumnos de contemporáneo tengan su propia versión del clásico de Pyotr Ilych Tchaikovsky, que se representa prácticamente en todo el mundo.
La nueva versión tiene como coordinador a Rodolfo Maya, bailarín, coreógrafo y docente de la ADM, quien según Romero propuso desde hace varios años la idea de hacer algún tipo de analogía sobre el ballet clásico original. El guión fue realizado con la participación de una parte de los profesores --que también son coreógrafos--, entre ellos Alicia Sánchez, Saúl Maya, Jorge Domínguez, Miguel Ángel Díaz y la propia Romero.
“Es como una familia de la Narvarte celebrando en la gran ciudad; a mí me tocó montar una parte del segundo acto. En las danzas internacionales hice a los españoles, la danza árabe y la muñeca. Ha sido una experiencia agotadora, pero muy interesante, son más de 110 de chavos en escena. Algo no tan infantil, sino juvenil, puesto que los intérpretes están entre los 18 y los 23 años de edad”, apuntó Romero.
Por su parte, Rodolfo Maya explicó que la idea original la propuso hace dos años. Lidia, añadió, “quería algo muy urbano, que transgrediera un tanto la clásica historia de Clarita. Nos pusimos a trabajar y salió algo muy interesante que se desarrolla en el patio de una casa  clasemediera, con invitados jóvenes y adultos.
“Drosselm Eyer es el tío vestido de pachuco, medio cábula, gandalla, un tanto pasado de lanza, en fin, jocoso. En el segundo acto, Clarita no está sentada en su trono como siempre, sino que anda por ahí e incluso baila en algunas ocasiones. El Vals de las Flores lo montamos como si fuera un cursilísimo baile de 15 años. Saúl Maya lo hizo, y la verdad es muy interesante explotar esa vena de los vestidos y el ritual que rodea a ese tipo de festejo.
“Ahí puedes ver todo lo kitch que este tipo de celebraciones implica... la danza española son unos gallegos emigrados a México, de esos que tienen su tienda en la que venden chorizos; los rusos son unos payasitos de la calle, y así en general.”
Paralelamente a la presentación del Neo Cascanueces, se ofrecerán funciones del montaje ortodoxo, con los alumnos de la licenciatura en ballet, además de otro programa inspirado en las danzas novohispanas, a cargo de los alumnos de  la licenciatura de danza popular mexicana.
Lo más interesante del proyecto es que las tres puestas en escena circularán por la Ciudad de México: en el Centro Nacional de las Artes, en el Teatro de la Danza, afuera del Palacio de Bellas, y en la explanada de las rejas de Chapultepec.
Esta es la primera vez que una escuela desarrolla un proyecto en tres áreas, y lo mueve para que sea visto por diferentes tipos de público.
Habrá que calibrar el resultado, pero, indudablemente, el simple hecho de que los alumnos se fogueen bailando una y otra vez habla de que la carrera de bailarín está entendida sobre la práctica escénica y no sólo en el salón de clase.