Segunda vuelta y candidaturas independientes, propone Calderón

martes, 15 de diciembre de 2009

MÉXICO, DF, 15 de diciembre (apro).- El jefe del Ejecutivo, Felipe Calderón, envió hoy a la Cámara de Diputados un proyecto de reforma política que, entre otros puntos, plantea la segunda vuelta en los comicios presidenciales, la reelección de alcaldes y legisladores locales y federales, así como la reducción de integrantes en el Congreso de la Unión.
Desde el pasado 1 de diciembre, Calderón anunció que en breve propondría un paquete de iniciativas para transformar el sistema político.
Aunque se trata de una vieja propuesta de la izquierda, así como de la reforma política que desde hace años ha impulsado el ahora diputado petista Porfirio Muñoz Ledo, Calderón no incluyó el tema de la segunda vuelta electoral cuando anunció una “reforma a fondo”  en el desayuno del 1 de diciembre en Palacio Nacional.
Dos semanas más tarde –este 15 de diciembre--, Calderón incluyó el tema en su reforma política, hecho que le generó de inmediato espacios en los medios de comunicación, sobre todo en los programas de radio que transmitieron en directo el mensaje presidencial emitido desde el salón Manuel Ávila Camacho de Los Pinos.
Esta es la primera vez que se incluye en una iniciativa de ley la posibilidad de tener una segunda vuelta presidencial, aunque es una práctica ya instalada en al menos 13 países de América Latina, como son Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Uruguay.
“Los ciudadanos no están satisfechos, hay que reconocerlo, con la representación política, y perciben una enorme distancia entre sus necesidades y la actuación de sus gobernantes, de sus representantes y de los políticos”, dijo Calderón al presentar la propuesta.
En su discurso, sostuvo que mediante la segunda vuelta presidencial se asegura que quien gane la elección tenga un mayor apoyo, “contribuyendo a generar un mandato más claro”.
En el paquete de propuestas, también incluyó las “candidaturas independientes” para cualquier puesto de elección popular, desde presidente de la República hasta alcaldes.
Se trata, explicó, de ensanchar las vías para que la participación de los ciudadanos en la definición de los asuntos públicos sea una realidad, al tiempo que se amplían los mecanismos para hacer más efectiva la garantía constitucional de todos los ciudadanos de ser votados.
Desde su punto de vista, se tiene que reconocer la insatisfacción de muchos ciudadanos en los mecanismos de representación utilizados por los partidos.
Sin demérito de contar con partidos fuertes, agregó, es importante establecer las condiciones que permitan la participación directa de los ciudadanos a través de candidaturas independientes.
Además de los puntos anteriores, Calderón también planteó la reelección de alcaldes y, en el caso de la Ciudad de México, de los delegados hasta por 12 años.
Según el Ejecutivo, con ello aumentará la calidad en la gestión municipal, ya que se permitirá el desarrollo de programas a largo plazo como serían obras de infraestructura.
“El que gobierne bien que siga en el cargo y, el que gobierne mal, mediocremente, que se vaya”, enfatizó.
Dentro de la reforma política, Calderón planteó subir de 3 a 4% el porcentaje de votos que requieren los partidos para contar con registro y, en consecuencia, obtener financiamiento oficial.
Sobre la disminución de legisladores, como ya lo había anunciado, habría menos derroche de dinero público en salarios, así como en sueldos de la estructura burocrática, tanto de la Cámara de Diputados como del Senado de la República.
En el Senado, la propuesta radica en disminuir 32 escaños; es decir, todos aquellos que han llegado a ese puesto mediante una lista integrada sólo por los partidos.
“Los ciudadanos emitirán su voto que definirá cuántos escaños, cuántos senadores obtiene cada partido y quiénes tienen preferencia para ocuparlos. Es decir, la decisión de quién encabeza, a final de cuentas, la representación en el Senado de la República será, en última instancia, del ciudadano más que del partido”, destacó.
En el caso de la Cámara de Diputados, planteó reducirla de 500 a 400 legisladores. En total, 240 serían electos por mayoría relativa y 160 por el sistema de representación proporcional.
Por otro lado –de acuerdo con la propuesta de Calderón--, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tendrá facultades para presentar iniciativas de ley sobre la materia de su competencia.
En torno a la Presidencia, Calderón incluyó una reforma para que el jefe del Ejecutivo en turno pueda presentar, al inicio de cada periodo ordinario de sesiones, dos iniciativas preferentes, las cuales deberán dictaminarse y votarse por el Congreso antes que concluya dicho periodo.
Pero en caso de que el Congreso retrase el dictamen, las iniciativas serán consideradas como aprobadas.
“Las iniciativas de reforma constitucional presentadas bajo este procedimiento serían sometidas, en caso de que no exista decisión en un sentido o en otro por el Congreso, a un referéndum para que sea, precisamente, el ciudadano el que decida sobre la eventual aprobación constitucional”, puntualizó.
Además de esto último, Calderón buscará tener facultades para presentar al Congreso de la Unión observaciones parciales o totales a los proyectos de ley, así como al Presupuesto de Egresos de la Federación.
“Con esta propuesta, además, se busca dar certeza al funcionamiento de las instituciones del Estado y evitar riesgos en la conducción de las finanzas públicas del país, estableciendo, entre otras cosas, la figura de la reconducción presupuestal y la reconducción de la Ley de Ingresos, en caso de decisión nuevamente en el Congreso de estas materias tan importantes”, agregó.
    
mav
-fin de texto-

 

 

México, D.F., 15 de diciembre (apro).- El presidente Felipe Calderón anunció esta mañana el envío a la Cámara de Diputados de una reforma política de diez puntos en la que se propone la segunda vuelta electoral para la próxima elección de presidente de la República en el año 2012.

Esta es la primera vez que se incluye en una iniciativa de ley la posibilidad de tener una segunda vuelta, aunque es una vieja propuesta de la izquierda mexicana y práctica ya instalada en al menos 13 países de América Latina, como son Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, el Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Uruguay.

En un mensaje hecho desde la residencia oficial de Los Pinos, Calderón dijo que su intención ha sido fortalecer la participación ciudadana y a las instituciones sin demérito de las actividades de los partidos y del Congreso de la Unión.

En este sentido, Calderón propone abrir el sistema electoral a las candidaturas independientes para todos los puestos de elección popular, desde presidente de México, hasta alcaldes, pasando por senadores y diputados.

Durante el mensaje, Calderón también incluyó el referéndum para someter a discusión entre la ciudadanía decisiones trascendentes y pidió que el mínimo de votos para que un partido pueda mantenerse en la contienda sin perder el registro sea de 4 por ciento.

Además de lo anterior, habría una reducción importante en el número de diputados y senadores. En San Lázaro pasarían de 500 a 400 legisladores mientras que en el Senado habría sólo tres por estado.