Revertir debacle panista en 2010, meta de César Nava

viernes, 18 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F., 18 de diciembre (apro).- Ante una cada vez más remota alianza con la oposición de izquierda, mediante la cual busca evitar otra debacle electoral como este año, el Partido Acción Nacional (PAN) apuesta a sus propios méritos en las elecciones estatales del mítico 2010, cuando además la población padecerá una cascada de impuestos promovidos por el gobierno de Felipe Calderón.
    Después de la peor derrota en su historia en las elecciones federales de julio, que llevó a la renuncia de Germán Martínez a la presidencia del PAN, el sucesor de éste, César Nava, trata de reorganizar la estructura electoral para enfrentar los 13 procesos del próximo año, 10 de los cuales son para elegir gobernador y que serían 11 si se suma Guerrero.
    Salvo en Aguascalientes y Tlaxcala, el PAN es oposición en Chihuahua, Durango, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas y  Zacatecas, donde sus posibilidades de triunfo, según las encuestas, son más bien remotas y están en riesgo de derrota las dos primeras que gobierna.
    Nava, sin embargo, no pierde el optimismo: “Para las elecciones de 2010 vamos a competir para pelear y ganar en todas las gubernaturas en disputa, vamos a pelear todas y cada una de ellas. Vamos a ganar las dos gubernaturas que actualmente tenemos, que son Aguascalientes y Tlaxcala, y vamos a pelear para ganar las restantes.”
    Y da sus razones para fundar sus expectativas: “Estoy convencido que lo podemos hacer a partir de dos elementos fundamentales: la unidad interna en todos los casos y la selección de los mejores candidatos.”
    Apenas el pasado 7 de diciembre, el CEN del PAN aprobó por unanimidad la propuesta de Nava de nombrar a Cuauhtémoc Cardona Benavides como responsable de la Secretaría General Adjunta de Elecciones, creada especialmente para que él encabece la operación electoral en 2010.
Nombrado inicialmente como secretario general adjunto para Asuntos Externos, gracias a su cercanía con Calderón, Cardona tiene antecedentes negativos en sus dos más recientes encargos: Fueron muy limitadas sus resultados como subsecretario de Enlace Legislativo de la Secretaría de Gobernación y, después de renunciar a este cargo, fracasó en evitar la derrota del PAN en San Luis Potosí, a donde fue enviado como operador especial.
Como parte de la estrategia para evitar confrontaciones internas por la disputa de candidaturas, pese a las escasas posibilidades de éxito, Nava designó “delegados especiales” en cada uno de los estados donde habrá elecciones para gobernador en 2010 y en 2011.
    De Aguascalientes está encargado Jorge Ocejo, exsecretario general del PAN y prominente miembro de El Yunque; Fernando Elizondo, candidato derrotado en Nuevo León, se encargará de Chihuahua; Durango estará a cargo de Guillermo Anaya, compadre de Calderón y senador como los otros delegados.
Otros tres senadores serán delegados: Felipe González, exgobernador de Aguascalientes, en Veracruz; Alejandro Zapata Perogordo, perdedor en San Luis Potosí, en Zacatecas, y Luis Alberto Villarreal, aspirante a gobernador de Guanajuato, se encargará de Hidalgo.
    Por su parte, la senadora Gabriela Ruiz del Rincón se encargará de Puebla; Oaxaca será responsabilidad del diputado federal, Roberto Gil; en Sinaloa el delegado será el senador Ulises Ramírez; en Tamaulipas, el diputado federal Arturo García Portillo será el responsable, y Tlaxcala corresponderá a la diputada local Mariana Gómez del Campo.
“Estos delegados especiales tendrán plenas facultades políticas para coadyuvar con los Comités Estatales en la conducción de los procesos tanto de precampaña como de campaña misma, y representan también una innovación que este Comité Nacional ha adoptado en razón también de las reflexiones y de las resoluciones del Consejo Nacional del pasado mes de septiembre”, expuso Nava al dar a conocer esta decisión.
Díez días después de este anuncio, el pasado jueves 17, Nava celebró que marche bien en los estados la “nueva figura” de los delegados especiales: “Ha sido un proceso satisfactorio el que llevamos hasta ahora, con una participación de decidida de todos los liderazgos del partido a nivel local, en todos los casos hemos sumado a todos los precandidatos a las mesas de concertación, de diálogo y de acuerdos, y creo que esta es una experiencia que seguramente nos arrojará mejores resultados.”
    Y es que son cada vez más remotas las posibilidades de que el PAN establezca alianzas electorales con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyo presidente nacional, Jesús Ortega, había coincidido con Nava en ese propósito, particularmente en Oaxaca, Veracruz y Puebla, donde gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Al respecto, Nava declaró el jueves 17 que las alianzas siguen en “proceso de análisis”, aunque deben cumplir dos requisitos: “que sean alianzas positivas para el país, que le den valor agregado a nuestra democracia y segundo que sean alianzas con eficacia electoral. En aquellos casos que sea plenamente justificado la celebraremos y así lo haremos.”
Después de la debacle del 2009 y tras un periodo de reflexión que se hizo, el proceso electoral del próximo año es halagüeño para el PAN, según Nava:
“Representa una enorme oportunidad para el PAN de retornar a la competitividad electoral y retomar la ruta de la victoria hacia el 2012. Estoy seguro que lo vamos a lograr. El 2009 ha sido un año lleno de adversidades para el país, y un año de aprendizajes para el PAN, hemos dejado atrás la jornada electoral del 5 de julio, hemos aprendido de nuestras derrotas, así como en el pasado hemos aprendido de nuestras victorias, y vamos a hacernos más fuertes precisamente a partir de este aprendizaje y aplicar en 2010 todo lo que hemos retomado de esta experiencia electoral pasada.”
En 2010 también habrá elecciones para presidentes municipales y diputados locales en Baja California, Chiapas y Yucatán. Salvo esta última entidad, en los otros dos estados el PAN tuvo buenos resultados en las elecciones federales de este año.
En Yucatán, el PAN perdió los cinco distritos electorales y en las elecciones locales se prevé su derrota en Mérida, la capital, que gobierno desde hace dos décadas y que por muchos años ha sido el principal bastión en el sur-sureste del país.
Al respecto, el secretario general del PAN, el senador José González Morfín, advierte que en los procesos electorales de 2010 su partido deberá aliarse con la sociedad.
“Lo principal es que la alianza sea con la sociedad y no en torno a personas. Por eso lo más importante es ver en cada uno de los estados qué están pensando los ciudadanos”.

Comentarios