Cofetel acata la línea de Televisa

domingo, 20 de diciembre de 2009
Documentos obtenidos por este semanario confirman que la Cofetel actúa de acuerdo con lineamientos establecidos por Cablevisión. Esta empresa, filial de Televisa, se muestra ansiosa por ocupar los espacios del espectro radioléctrico que estarían disponibles en la banda 2.5 a 2.7 gigahertz ante la negativa de integrantes de ese órgano regulatorio a prorrogar las concesiones de MVS Multivisión en ese espacio.   Un alegato elaborado por Cablevisión, empresa filial de Televisa, fue la base de argumentación jurídica y económica para que tres de los cinco integrantes de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) decidieran negarle en diciembre de 2008 a la empresa Multivisión (MVS) la prórroga de sus concesiones en la banda 2.5 a 2.7 gigahertz, a pesar de que el 1 de agosto de 2007 y el 30 de enero de 2008 el pleno de ese organismo había decidido por unanimidad refrendar las concesiones. El litigio entre MVS y la Cofetel, considerado uno de los más delicados en el sector de telecomunicaciones, llevó a la empresa de la familia Vargas a promover 76 juicios de amparo, así como denuncias penales en contra de los comisionados de ese órgano, a los que acusa de omisos para responder a sus peticiones de prórroga y de haberles causado una afectación a sus inversiones. En el fondo de esta disputa se halla el interés de Televisa en obtener parte del espectro de 2.5 a 2.7 gigahertz, considerado ahora uno de los más valiosos para ofrecer cuádruple play, es decir, servicios convergentes de audio, televisión restringida, internet en banda ancha y telefonía móvil. Así se expresa en un documento de 17 cuartillas, firmado por Jean Paul Broc Haro, representante de Cablevisión, dirigido al entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, y al presidente de la Cofetel, Héctor Osuna, el 10 de julio de 2008, cuya copia obtuvo Proceso. Lo inusual no es que Cablevisión –interesada en competir con MVS en los servicios de triple play y de banda ancha inalámbrica– le “diera línea” a las autoridades de la SCT y la Cofetel para que modificaran la prórroga de las concesiones de Multivisión. Lo sorprendente es confirmar que la resolución de la Cofetel copiara párrafos y argumentaciones textuales del alegato de la empresa filial de Televisa para negarle a MVS la prórroga, el 12 de diciembre de 2008. Por ejemplo, Cablevisión argumenta así: En el caso de la banda ubicada en el segmento 2500-2690 Mhz, es un hecho que desde hace varios años, tanto autoridades como inversionistas privados han identificado que su valor se ha incrementado de manera notable, tan sólo por el hecho de que el avance tecnológico permite que a través de esta banda se puedan proveer ahora servicios de banda ancha, fija o móvil, en comparación con el uso original que se tenía identificado para la misma que era el servicio de televisión o audio restringido por microondas (MMDS)… En el contexto internacional, existen numerosos ejemplos de cómo las autoridades de diversos países han replanteado su consideración respecto de la banda 2,500-2,690 Mhz. Por un lado, están las recomendaciones de la UIT para reorganizar esta banda en dos segmentos para tecnologías basadas en el estándar FDD y uno para tecnologías basadas en el estándar TDD. En Europa existen casos concretos en torno a esto: por un lado están Suecia y Noruega, que no sólo ya hicieron el replanteamiento, sino que incluso ya llevaron a cabo proceso de licitación, basados en el mecanismo de subasta... Por otra parte, está el caso del Reino Unido, donde el regulador OFCOM ya anunció la realización de un proceso de licitación, también basado en subasta, por medio del cual también asignará licencias configuradas para estándar FDD, es decir, en base a frecuencias apareadas y licencias configuradas para TDD, es decir, frecuencias no apareadas… Sirva de ejemplo para lo anterior el documento del Comité de Radio Espectro de la Comisión Europea relativo a la actualización sobre la disponibilidad y uso planificado relacionado con la banda 2,500 a 2,690 Mhz (ANEXO 6), en donde se sintetizan los planes que tienen la totalidad de los países miembros de la Unión Europea respecto de esta banda. En la parte medular de su alegato, Cablevisión le suelta a las autoridades: En este sentido, es imperativo que México adopte pasos similares para reconfigurar la banda de 2,500-2,690 Mhz de manera tal que se generen condiciones para que se haga un uso más eficiente de esta banda, y además se propicie la entrada de nuevos operadores en la explotación directa de la misma, con lo que incluso se contribuirá a revitalizar el mercado de provisión de banda ancha inalámbrica de nuestro país, en beneficio tanto de los ciudadanos como del sector productivo. La empresa filial de Televisa, cuya prórroga del Canal 46 está a discusión por haberla presentado a destiempo, se da el lujo de advertir que están vencidas las concesiones de MVS en esa banda, que existen “efectos nocivos sobre licitaciones futuras y daño patrimonial al Estado”, y también le otorga un valor al espectro que actualmente posee Multivisión. Según los cálculos de Cablevisión, si el gobierno federal licitara las frecuencias que fueron concesionadas a MVS, “se obtiene como resultado que el gobierno de México podría obtener de una eventual licitación de esta banda un valor económico aproximado de mil 439 millones de dólares”.   Política selectiva   La resolución adoptada en  diciembre de 2008, votada a favor por los comisionados Héctor Osuna, presidente de la Cofetel, y por José Ernesto Gil Elorduy y José Luis Peralta Higuera, argumenta así su negativa a prorrogarle a MVS las concesiones: La prospectiva para esta banda de frecuencias se ha modificado sustancialmente como consecuencia de una serie de recomendaciones emitidas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) relacionadas con los sistemas de comunicaciones móviles de tercera generación denominados IMT-2000… En la Unión Europea, los 27 estados miembros emprendieron a partir del año 2008 el despeje de la banda de 2,500-2,690 Mhz por lo que hace a la presencia de operadores a quienes se les había otorgado originalmente licencia para suministrar servicios de televisión restringida vía microondas terrenal (MMDS). En relación con esta medida, es de señalar que países como Suecia y Noruega ya realizaron procedimientos de licitación pública tendientes a la asignación de esta banda de frecuencias con la nueva configuración recomendada por la UIT y adoptada por la Comisión Europea, máxima autoridad a nivel comunitario y organismo encargado de ejecutar las decisiones emitidas por la Unión Europea. En este mismo sentido, el órgano regulador británico en materia de telecomunicaciones, OFCOM, ha iniciado el proceso licitatorio respectivo en forma consistente con las recomendaciones de la UIT y la Comisión Europea. Es decir, la Cofetel cita los mismos ejemplos europeos que Cablevisión, aun cuando lo estipulado por la UIT no tiene carácter vinculante con la legislación mexicana, según diversos juristas consultados. La Cofetel llega a las mismas conclusiones que la empresa filial de Televisa: De todo lo anteriormente señalado, se desprende que las autoridades reguladoras del sector telecomunicaciones a nivel mundial han identificado recientemente que la banda de frecuencias de 2,500-2,690 Mhz está destinada al suministro de servicios que antes no tenían contemplados, tales como los servicios de banda ancha inalámbrica, previéndose en consecuencia una alta demanda por parte de los usuarios en un contexto en el que las tecnologías de la información representan un papel medular en la competitividad de las economías de los países. La Cofetel también cita en su resolución los argumentos de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), organismo dominado por los intereses de Televisa, ya que esta empresa posee poco más de 50% del mercado de la televisión por cable a través de Cablevisión, Cablemás y TVI, compañías en las que tiene acciones, así como Megacable, la empresa cablera más grande del país que se ha asociado con estas tres para formar un holding de servicios, conocido comercialmente como Yoo. En su documento, enviado el 22 de agosto de 2008, Canitec advierte que en 16 casos están vencidas las concesiones en esta banda y reproduce el mismo argumento de Cablevisión: “conforme a las nuevas atribuciones otorgadas a la banda 2,500-2,690 Mhz, ahora pueden proveerse servicios que antes no estaban previstos, entre los que se encuentran servicios de banda ancha móvil”. Este expediente, junto con otros 110 amparos, más 121 juicios de nulidad, 80 recursos de revisión y 14 denuncias penales, le han valido a la Cofetel y, en especial a su presidente, Héctor Osuna, exsenador del PAN, una serie de acusaciones por presunta “captura” para favorecer los intereses de los agentes dominantes de la industria, en especial de Televisa. Osuna ha negado una y otra vez que sólo responda a los intereses de Televisa. Ha acusado a MVS y a otras empresas, como la telefónica Axtel, de Tomás Milmo, de haber emprendido una campaña de desprestigio en su contra para removerlo de la presidencia de la Cofetel. La semana pasada, Osuna presentó su informe de actividades 2008-2009. A los comentaristas y especialistas del sector les llamó la atención la ausencia en ese acto de tres de los cinco integrantes del pleno de la Cofetel: los comisionados Gonzalo Martínez Pous y Rafael del Villar, con quienes ha sostenido una disputa constante y diferencias, como en el caso de MVS, así como de José Luis Peralta Higuera, quien generalmente ha formado un bloque con Osuna y el exsenador priista Ernesto Gil Elorduy. El caso del refrendo de Canal 46, propiedad de Cablevisión, aún no ha sido resuelto por el pleno de la Cofetel, pero pondrá a prueba los criterios del organismo regulador ante dos grandes empresas en competencia por las redes de telecomunicaciones.