Gasolinazo en sabadazo

martes, 22 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 21 de diciembre (apro).- Felipe Calderón faltó nuevamente a su palabra y, a escondidas, asestó otro golpe vil contra los mexicanos: En medio del impacto público por la ejecución de Arturo Beltrán Leyva, que consolida a Joaquín El Chapo Guzmán como el capo del panismo, decretó otro aumento al precio de los combustibles que mayormente consume la población.

    En el caso del diesel, el energético más utilizado en las actividades productivas como el transporte de carga y pasajeros, así como por las flotas pesqueras y el sector agrícola, el precio se ha incrementado ¡50 veces desde 2008!, con un alza acumulada de 37.6%.

    A principios de este año, el 7 de enero, Calderón prometió que durante todo el 2009 no aumentaría el precio de las gasolinas como parte del “Acuerdo nacional a favor de la economía familiar y el Empleo”, una entelequia que preveía 25 acciones, entre ellas el congelamiento del precio de chiles enlatados y sardinas.

    Se trata, entonces, de otra mentira de Calderón porque, a partir del sábado 19, el litro de gasolina Magna --la que más consumen los habitantes del país-- cuesta 7.77 pesos por litro por el incremento de cinco centavos, y el precio del diesel aumentó tres centavos, al pasar de 8.13 a 8.16 pesos por litro.

    Si bien la gasolina Premium se mantiene en 9.57 pesos por litro y el aumento en los precios de la Magna y el diesel puede parecer marginal, de 5 y 3 centavos por libro, el impacto en su conjunto es brutal, porque se trata de alzas incesantes desde el 2006.

    Tales alzas representan, por ello, una muestra más de la inquina de Calderón contra los mexicanos, que en un contexto tan atroz poco puede importarles su paquete de iniciativas políticas, presentadas casi como las Tablas de Moisés, más aún sin la debida garantía de respeto al voto.

    Según datos citados por el diario La Jornada, en el caso del diesel el aumento acumulado es de 83 centavos por litro, lo que representa un alza de 11.32%, porcentaje que supera en más de tres veces a la inflación acumulada en el periodo enero-noviembre, que se sitúa en 3.15%.

    Desde el primero de enero de 2008, el precio del diesel se ha incrementado en 50 ocasiones, 33 el año pasado y 17 durante este 2009. El precio con el que inició en 2008 fue de 5.93 pesos por litro y actualmente se vende en 8.16 pesos, lo que significa un aumento de 37.6%.

La gasolina Magna, la que más consume la población, aumentó dos veces en 2009: El primero fue de dos centavos y se anunció el 3 de enero de 2009, justo cinco días antes del “acuerdo” de Calderón que quedó pulverizado apenas se firmó, y este sábado aumento cinco centavos al pasar de 7.72 a 7.77 pesos por cada litro.

    Hay que recordar que cuando Calderón inició su gestión, en diciembre de 2006, el precio de la gasolina Magna era de 6.71 pesos el litro, por lo que aumentó un peso con 6 centavos por los aumentos mensuales. Con el diesel ha resultado peor: Costaba ese año 5.78 y ahora 8.16, es decir, aumentó dos pesos con 38 centavos.

    ¿Qué argumento da el gobierno de Calderón para fundamentar tales aumentos siendo México un país productor de petróleo? Ninguno. Sólo le da la gana decretar tal decisión, como lo hizo Vicente Fox en su sexenio que, según cifras oficiales, la Magna aumentó 37% y el diesel 24.3%.

    Es obvio que tales aumentos ala gasolina Magna y al diesel oscurecen aún más el panorama para el próximo año, ya de por sí sombríos ante el aumento del IVA y del Impuesto sobre la Renta aprobado por Calderón y sus cómplices priistas.

    Estos aumentos y los nuevos impuestos, que tendrán vigencia a partir de la próxima semana, el 1 de enero del mítico 2010, ya pulverizaron el ridículo aumento de 2 pesos con 6 centavos a los salarios mínimos, un tema proscrito en las anodinas peroratas de Calderón y, por tanto, ignorado también por los jilgueros de la derecha, falsarios todos.

    Por supuesto, no extraña tal impostura de Calderón: Así como en su campaña nunca ofreció que usaría al Ejército y a la Armada de México en su costosísima “guerra” contra un sector del crimen organizado, tampoco dijo que aumentaría el precio de los energéticos y, de hecho, ofreció bajarlos.

    En su campaña, inclusive, fue un aplaudidor de Ernesto Zedillo, después de que lo acusó de inepto en el colapso económico a raíz del “error de diciembre” que este domingo cumplió 15 años. “Empequeñeció a la economía y a los niños mexicanos”, acusó.

   “Zedillo se ufana de una recuperación económica y pretende olvidar los inmensos costos del ‘error de diciembre’, y del error de enero y del error de febrero, y de los errores de todos los meses y de todos los años que ha gobernado.”

Implacable, en 1997, Calderón enumeraba los fracasos de Zedillo:
--Se redujo 27% el poder adquisitivo del salario medio en la industria manufacturera en 1996 respecto de 1994.
--Baja, en 1996, de 1.4% del PIB respecto del 94, con lo que se perdieron ingresos por 18 mil 600 millones de pesos
--Cada familia de cinco miembros perdió en los últimos dos años en promedio 45 mil 800 pesos en términos de ingreso anual.
--En 1996 se compró, en general, 74 mil 800 millones menos que en 1994 y este año se llegó al nivel más bajo en 38 meses.
--En dos años la inversión productiva cayó más del 25%, reduciendo empleos y riqueza.
--En 1995, un millón 200 mil padres de familia perdieron su trabajo.
--Uno de cada cuatro mexicanos  en edad de trabajar, si es de los que no se han ido a Estados Unidos, está sin trabajo o subempleado.
--En dos años la canasta básica incrementó sus precios en 114%.
--Se perdieron activos bancarios por casi 300 mil millones de pesos, en dos años.
--Incontables créditos de toda índole, sobre todo hipotecarios y directos, duplicaron su costo.
Todas estas anomalías de Zedillo las expresó Calderón en un mitin de apoyo a Carlos Castillo Peraza, en mayo de 1997, en el Angel de la Independencia, y retó: “¿Quieren diputados que aumentaron el IVA? ¿Están hoy mejor que en 1994? Si están mejor voten por el PRI….”

    Es la descarada impostura de Calderón…

Apuntes

Marcelo Ebrard quiere todo grandotote: Un arbolote de Navidad en Paseo de la Reforma, una pistota de hielo en el Zócalo y un aumentote al precio del boleto del Metro… Pese al respaldo de los jerarcas de la Iglesia, a cuyos terrenos fue a postrarse, Enrique Peña Nieto ha comenzado su declive... El gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, es considerado como un modelo de político de El Yunque, pero no es ajeno al caudal de dinero sucio que inunda la política estatal…

Comentarios: delgado@proceso.com.mx

Comentarios