Exigen castigo al Ejército por bala que mató a niña

martes, 29 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F., 29 de diciembre (apro).- La Red por los Derechos de la Infancia en México (RDIM) exigió hoy una investigación imparcial sobre el caso de la menor de un año cinco meses que fue asesinada por una bala perdida disparada por elementos del Ejército Mexicano en el estado de Tamaulipas.

 En una carta enviada al presidente Felipe Calderón y al secretario de la Defensa, Guillermo Galván, la RDIM sostuvo que “si de por sí ya resultan graves los casos de violencia institucional ejercida en contra de la población en general en el marco de la campaña permanente contra el narcotráfico, esto es más grave aún cuando se trata de niñas y niños".

Elizabeth Martínez Medrano fue víctima de una bala perdida disparada por soldados del Ejército durante un operativo militar realizado el pasado fin de semana. Los uniformados perseguían a una camioneta sospechosa en la carretera Reynosa-Río Bravo.

En la carta la Red indica que la muerte de la menor “se suma a una cadena de hechos que muestran el grave impacto que tienen las políticas para la seguridad y los derechos humanos”.
          El organismo señaló que, en febrero pasado, el Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió al Estado mexicano garantizar que las violaciones a derechos humanos cometidas por elementos del Ejército sean investigadas, así como revisar el Código de Justicia Militar.
         Además, la RDIM afirmó que, recientemente, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sentenció al Estado mexicano por haber violado el derecho a la vida e integridad personal de dos mujeres menores de edad en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el caso del Campo Algodonero.
         Afirmó que la muerte de Martínez Medrano viola el artículo 19 de la Convención de los Derechos del Niño, que establece que el Estado está obligado a proteger a los y las niñas contra todo tipo de violencia, así como el artículo 6, que señala que el Estado deberá preservar la vida de quienes sean menores de edad y garantizar su supervivencia y desarrollo.
          En 1994, el Comité de los Derechos del Niño recomendó al Estado mexicano intensificar su acción contra todo tipo de violencia que se tradujera en malos tratos de los niños y las niñas, en particular la cometida por los miembros de las fuerzas de seguridad pública, así como de los militares.
           Además, demandó que en los casos en los que elementos castrenses abusen de personas menores de edad, deberá actuar la justicia civil.
          Ahora, la RDIM exigió al Estado mexicano realizar una investigación imparcial para castigar a los responsables del crimen, así como una indemnización para la familia de Elizabeth Martínez Medrano y la protección de sus derechos.
          El organismo exigió por poner fin a las políticas de seguridad que ponen en riesgo la integridad y la vida de los niños y las niñas y crear una Defensoría Independiente para los Derechos de la Infancia, encargada de investigar con imparcialidad e independencia las violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes.