Congreso del PRD busca acotar activismo de "tribus"

viernes, 4 de diciembre de 2009

OAXTEPEC, Mor., 4 de diciembre (apro).- En el segundo día de trabajos del XII Congreso Nacional de Refundación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), los casi 2 mil delegados aprobaron reglamentar la vida de las corrientes o tribus dentro de esa fuerza política, con el fin de que éstas se vayan extinguiendo “poco a poco”.

         Este viernes, los mil 700 congresistas continuaron con el análisis de las modificaciones a los documentos básicos del partido: principios, programa, línea política y estatutos. Los cambios se aprobarán en la plenaria del domingo para que entren en vigor de manera inmediata.

         Según Dolores Padierna, de Izquierda Democrática Nacional (IDN), el objetivo es acotar el activismo de las corrientes de opinión para que trabajen con nuevas reglas.

Estas son: registrarse ante el Consejo Nacional, exponiendo su posición ideológica y declaración programática; además, que cuenten con el aval de 3% de los congresistas nacionales.

Sin embargo, según perredistas inconformes, se trata de “candados” que permitirán a personajes ajenos al partido ser propuestos a algún cargo de elección popular.

         Además, las corrientes tendrán un lugar en el Consejo Nacional Consultivo, pero no podrán hacer pronunciamientos públicos ni contratar espacios publicitarios para beneficiar a determinado candidato.

También deberán rendir un informe financiero cada tres meses y sus reuniones serán abiertas para cualquier miembro del partido, y los comités de base no podrán ser parte de alguna corriente.

Asimismo, los eventos nacionales de las “tribus” deberán notificar a la mesa directiva del Consejo Nacional.

         Los afiliados podrán aportar anualmente a las corrientes el equivalente a 500 salarios mínimos, y éstas no podrán recibir dinero de personas ajenas al partido ni mucho menos de los gobiernos estatales o federal.

Por otro lado, la Comisión de Auditoría del partido podrá auditar a las corrientes cuando lo considere necesario.

         “No quisimos entrarle a la simulación, por eso este estatuto va a obligar al PRD a una transparencia financiera, para que con la renta mensual entregada puedan tener locales los comités de base. Y no se podrá sesionar como corriente en el local del partido”, advirtió Padierna.

--¿Ninguna corriente por encima del partido?

--Ninguna. Se acotó muchísimo a las corrientes, son reglas muy duras para los grupos de opinión.

         Dolores Padierna también consideró que las corrientes deberán involucrarse en la nueva estructura del partido que surgirá del Congreso de Refundación.

         “Se crea una nueva estructura de comités de base y, en la medida que el partido se territorialice, tenga vida propia en los comités de base y sus militantes o candidatos participen en los comités de base, entonces se irán extinguiendo las corrientes”, indicó.

Además se eliminarán las banderas y logotipos de corrientes para únicamente exhibir el estandarte del sol azteca. “Esto es un gran avance en la extinción de corrientes”, dijo Padierna.

Sin embargo, según el nuevo estatuto estos grupos siguen teniendo un peso político específico dentro del partido.

Asimismo, se busca aprobar cambios con miras a la creación de esos comités de base seccionales, sectoriales y de afiliados al partido, los que tomarán decisiones por mayoría.

También discutirán la línea política del partido, participarán activamente en campañas electorales, se harán cargo de las actividades del perredismo en su territorio, apoyarán movimientos sociales y populares y gestionarán políticas públicas en los gobiernos estatales.

         Se prevé, asimismo, derogar las funciones y acciones de la Comisión Política Nacional (CPN); el Consejo Consultivo Nacional se convierte en Comisión Consultiva Nacional, la que estará integrada por la presidencia y secretaría general, coordinaciones de los grupos parlamentarios del Congreso de la Unión, gobernadores y exgobernadores, expresidentes nacionales y un representante de cada corriente.

Se suprimirá el Secretariado y se regresará a la figura de Comité Ejecutivo Nacional (CEN), en el que participan el presidente, el secretario general y los coordinadores parlamentarios.

Aparte, se reducen de 15 a diez las secretarías, las que se elegirán por voto libre, directo y secreto, mediante planillas y representación proporcional.

Se eliminará que la Comisión Consultiva Nacional sancione a los militantes que violen los documentos básicos del partido.

Se plantea que el Congreso Nacional se integre por mil 200 delegados elegidos por votación y 900 de representación proporcional, aparte de los 320 miembros del Consejo Nacional más 72 invitados, la mitad externos.

Las consejerías eméritas y los integrantes del Consejo Nacional elegidos por representación proporcional se derogan.

Tampoco se realizarán congresos estatales ni congresos en el exterior y menos municipales.

El plebiscito, el referéndum y la revocación de mandato sólo podrán invocarse una vez transcurrida la mitad del periodo para cual fue electo el dirigente partidario en el cargo.

Sin embargo, los Consejos del partido sí podrán llamar a referéndum.

Empero las resoluciones o acuerdos del Congreso Nacional no pueden someterse a referéndum, ni los nombramientos de los candidatos a cargos de elección popular.

La línea política que seguirá el partido en los procesos electorales del próximo año, así como el mecanismo para elegir a sus dirigentes, se dejó para la discusión de mañana sábado.

Hasta el cierre de la edición, el tema seguía generando posturas encontradas sobre respaldar alianzas con el PRI en entidades gobernadas por el panismo, o sumarse al PAN en entidades gobernadas por el PRI, como serían los casos de Puebla, Veracruz y Oaxaca.

Esta propuesta es apoyada por IDN, FNS y Nueva Izquierda (NI); sin embargo, el resto de las “tribus”, como Izquierda Social, Redir y Unir, entre otras, prefieren limitar las alianzas a formaciones de “izquierda”, como el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia, reeditando así al Frente Amplio Progresista (FAP).

 

La discusión

 

Al filo del mediodía los participantes de las cuatro mesas instaladas comenzaron a debatir los cambios de los documentos básicos del PRD.

         Sin embargo, las intervenciones de los delegados al Congreso se desarrolló como antaño: se reservaron artículos de los documentos de base, siguieron “brincándose” las reglas del partido; continuaron criticando al perredismo por su forma de actuar desde hace veinte años.

Reiteraron las críticas a Andrés Manuel López Obrador frente a otros oradores, como Ricardo Ruiz, que salieron en defensa del político tabasqueño.

De manera inusitada, el senador René Arce ahora no dijo nada en contra del excandidato presidencial.

         En la mesa de línea política, los 18 oradores que solicitaron intervenir, entre ellos el propio Ruiz, Lorena Villavicencio, Arce, Fernando Belaunzarán y Arturo Herviz, entre otros, coincidieron en que el problema del partido es su forma de actuar y, de no renovar sus actitudes políticas, nunca podrá “refundarse”.

         El diputado federal Agustín Guerrero fue más allá al sostener que este congreso “no planteará la refundación con la que se llamó en un principio. No es un punto y aparte, es un punto y seguido en la vida del partido”.

         Pidió que la renovación de la dirigencia no se lleve a cabo en 2010, sino el año entrante, para entrar así de lleno al proceso electoral presidencial del 2012.

         Asimismo, planteó que se movilice al partido junto a organizaciones sociales. “Si no se hacen cambios ahorita, se debe pensar en una nueva opción de partido”, consideró Guerrero, cercano colaborador de René Bejarano, expulsado del PRD en 2004 por los ‘videoescándalos’.

         Entre otros temas que también abordará la plenaria del domingo se encuentra la propuesta del gobierno federal de reducir el número de diputados plurinominales y la reelección de legisladores.

Además se definirá un resolutivo contra la postura de gobiernos panistas de tipificar el aborto como delito.

         En la mesa de estatutos se reservaron unos 60 artículos y se plantearon temas como la equidad de género en los cargos de elección popular, entre otros puntos.

El debate sigue entre seguir con la paridad en los puestos de elección popular con 50% para cada género o cambiar el porcentaje a 60% para hombres y 40% para mujeres.

         En medio de esta discusión, el senador Carlos Navarrete aprovechó para “destaparse” rumbo al relevo presidencial del 2012, pues aseguró que así se lo han pedido algunos “compañeros” y organizaciones sociales, aunque acotó que aún no lo decide en definitiva.

El “madruguete” causó la molestia del presidente nacional, Jesús Ortega, quien aseguró que este Congreso no estaba destinado a conocer el nombre del eventual candidato perredista a la Presidencia en el 2012.

         Mientras tanto, el PRD capitalino presentó al Congreso Nacional los resolutivos de su V Congreso estatal efectuado el 28 y 29 de noviembre pasado, en los que propone el método de elección universal, directa y secreta para elegir a sus candidatos a la presidencia y jefatura delegacional, salvo que el Consejo Nacional decida otro método de selección.

Rechazó alianzas con PAN y PRI, y propuso que el método de elección del Comité Ejecutivo Estatal se realice por votación universal, directa, libre y secreta de los consejeros nacionales.

         En el caso de candidatos externos, pidió que se reserven hasta 20% de las candidaturas y sean designadas por mayoría calificada del Consejo respectivo.

Los jóvenes, propuso, deberán estar representados con 30% en los cargos de dirección y de elección popular por el principio de representación proporcional.