Woldenberg: La izquierda, enferma

domingo, 6 de diciembre de 2009

Con motivo de la publicación de su nuevo libro, El desencanto, donde narra su paso por la izquierda mexicana, el politólogo José Woldenberg reflexiona en entrevista sobre las causas de esa desilusión, aporta propuestas para la recuperación de la izquierda y alerta sobre el creciente rechazo de la sociedad "a todo lo que huela a política". No es del todo pesimista: cree que a pesar de su impresionante recuperación el PRI no tiene asegurado su regreso a Los Pinos en 2012, y afirma: una de las "cosas buenas" del México actual es que se conoce el nombre del presidente después de la elección y no el día del "destape".
Como muchos mexicanos, el catedrático de la UNAM y expresidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE), José Woldenberg, se confiesa desencantado de la izquierda nacional.
El también novelista repasa, a través de su propia experiencia, el camino que ha seguido esa orientación ideológica y sus organizaciones, a fin de analizar las causas de la crisis que padece.
A tres años de que la izquierda partidista estuviera a "un tris de ganar la Presidencia de la República" con la candidatura de Andrés Manuel López Obrador al frente de la coalición Por el Bien de Todos y ante el descenso de la fuerza electoral del PRD –de 29% en 2006 a 12% en las elecciones de diputados federales de 2009– Woldenberg propone que "la izquierda democrática" realice un balance poselectoral para garantizar su futuro.
En su reciente libro El desencanto (Ediciones Cal y Arena), el politólogo emprende una crítica de la izquierda, desde que en 1982 el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) participó en un proceso electoral tras la reforma política de 1977, pasando por la fundación del PRD en 1989 y los comicios presidenciales del 2 de julio de 2006 así como los conflictos poselectorales.
Para exponer sus puntos de vista, Woldenberg recurre a Manuel, un personaje ficticio. Es un catedrático universitario, sindicalista fundador del Movimiento de Acción Popular (MAP) y participante de los intentos de unificación de la izquierda en el PSUM, el PMS y el PRD: la misma trayectoria del autor.
En el libro es Manuel quien critica las conductas de los adversarios sin analizarlas a fondo, ya que –se justifica el personaje– es común que los políticos, sean de izquierda o de derecha, cuestionen ácidamente al contrario pero no practiquen la autocrítica.
Este es un extracto de la entrevista que se publica en la edición 1727 de la revista Proceso que empezó a circular el domingo 6 de diciembre.

Comentarios