Ambientalistas piden investigar a directivos de minera canadiense

lunes, 7 de diciembre de 2009

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis, 7 de diciembre (apro).- Activistas de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema) exigieron hoy a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) que llame a declarar a los ejecutivos de la empresa minera canadiense Blackfire Exploration, con el fin de que aporten datos sobre el homicidio del líder ambientalista, Mariano Abarca, ocurrido el pasado 27 de noviembre.
Luego de filtrarse la noticia de la detención de tres empleados de la minera como presuntos responsables del crimen --Caralampio López Vázquez, Jorge Carlos Sepúlveda Calvo y Ricardo Antonio Coutiño Velasco--, los integrantes de la Red demandaron a las autoridades encargadas de procurar justicia en la entidad que no se encubra a los ejecutivos de esa trasnacional.
Según la PGJE, Sepúlveda Calvo fue señalado como presunto autor material de la muerte de Abarca Roblero, quien fue asesinado frente a su domicilio en el municipio de Chicomuselo.
El presunto homicida, luego de caminar al final de la calle donde cometió el crimen, abordó una motocicleta roja en la que ya lo aguardaba Caralampio López Vázquez, dándose a la fuga.
Gustavo Castro, representante de la Rema en Chiapas, señaló a otros presuntos responsables del crimen y a quienes la PGJE debe llamar para esclarecer el caso:
Luis Antonio Flores Villatoro, gerente de Relaciones Públicas de Blackfire; René Salvador Cartagena, extitular de la Procuraduría Agraria de Comitán y ahora empleado de Blackfire, y Artemio Ávila Cervera, director general de Blackfire Exploration.
Agregó que también se debe citar a Horacio Culebro Borrayas, representante legal de Blackfire, así como al alcalde de Chicomuselo, Julio César Velázquez Calderón, y en particular a Ciro Roblero Pérez, empleado de la empresa que públicamente amenazó a Abarca Roblero.
Previo a su muerte, el 27 de noviembre, Mariano Abarca interpuso una denuncia penal ante la PGJE por amenazas de muerte que presuntamente le hicieron empleados de la minera; sin embargo, su queja nunca se investigó.