De Espino a Calderón: Combate al narco "guerra fallida"

lunes, 7 de diciembre de 2009

MÉXICO, DF, 7 de diciembre (apro).- Después de reclamarle que el combate al narcotráfico es ya una “guerra fallida” y un “estéril derramamiento de sangre”, Manuel Espino, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), exigió a Felipe Calderón que “asuma la responsabilidad de la tragedia en Ciudad Juárez”, Chihuahua, y comprometa su palabra para cambiar la estrategia.
    En una carta abierta dirigida a Calderón, en la que da a conocer que su familia que habita en Juárez es víctima de extorsión para que no sea secuestrado alguno de sus miembros, Espino afirma que la presencia del Ejército y de la Policía Federal en esa ciudad “no ha pasado de tener efectos escenográficos”.
     Y acusa: “Los resultados positivos, que son admirables, no alcanzan a compensar los resultados negativos. No hay margen para interpretaciones: es evidente el dramático incremento en la violencia que la guerra por usted declarada trajo a la frontera. Reconózcalo, señor Presidente.”
    En la carta fechada el martes 8 de diciembre, dos días después de una multitudinaria manifestación ciudadana en Juárez que exigió al gobierno federal una solución al clima de inseguridad, Espino emplazó a Calderón a “que apoye de manera pública un cambio a esta estrategia fallida”, que no implique apostar más vidas humanas.
    “Ya no basta con intenciones, discursos ni muestras de solidaridad. Es indispensable que comprometa su palabra y haga evidente su responsabilidad en esta gravísima situación. También es imprescindible su presencia en esta ciudad, atendiendo la invitación que le han formulado todos los sectores de esta comunidad doliente que desea expresarle su apoyo y coordinar acciones eficaces con su gobierno.”
    Justo en el día en que Juárez cumple 350 años de haber sido fundada, el presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) pide a Calderón, “a  nombre de los juarenses”, que atienda la crisis en esa ciudad “como una prioridad del Estado mexicano y que reflexione sobre el saldo sangriento que su decisión provocó en la vida de esa comunidad  fronteriza”.
    Previamente, en la carta abierta que dará a conocer este martes, Espino describe el drama de los juarenses que viven en medio de balaceras, asesinatos y extorsiones, como la que sufre su propia familia.
    “Para mi familia es común escuchar balaceras y hemos sido testigos de asesinatos. Conocemos personas que fueron ejecutadas. Amigos nuestros han sido secuestrados. Hemos sufrido varios asaltos. Hasta mi propio domicilio fue penetrado por militares. La semana pasada mi familia recibió la amenaza de que debemos pagar ‘la cuota’ o alguno de nuestros miembros será secuestrado.”
    Esta situación de su familia, dice, no tiene nada de extraordinario, porque es la realidad de cualquier familia juarense. “Ese es el verdadero saldo de la guerra contra el narcotráfico. Las estadísticas de supuestos criminales arrestados y de ‘dosis que no llegarán a las calles’ pregonadas por la propaganda del gobierno federal no compensan la angustia de los padres forzados a pagar para que las escuelas de sus hijos no sean ametralladas, la histórica ola de secuestros y, sobre todo, el dolor de ver que nuestra forma de vida está marcada por el terror a convertirnos en víctimas.”
    En la parte final de su carta, Espino emplaza a Calderón: “Cualquier líder, cualquiera, puede iniciar una guerra, pero muy pocos son capaces de terminarlas con éxito. Por ello, usted debe decidir qué papel jugará en la historia de Ciudad Juárez y de México. Me sumo al ‘ya basta’ que miles de juarenses acaban de expresar en la marcha por la paz. Ni un muerto más.”
    Rubrica Espino: “Los habitantes de Ciudad Juárez necesitamos su apoyo decidido de forma inaplazable. Es vital que muestre esa misma valentía que mostró para iniciar la guerra contra el crimen organizado, pero ahora para terminarla. Si en la aurora de su sexenio se distinguió por ser un presidente de guerra, ahora que inicia el ocaso nos urge que sea un presidente de paz y que así se le recuerde.”