Senado arropa a Sotelo y rechaza acusaciones de empresarios

martes, 8 de diciembre de 2009

MÉXICO, DF, 8 de diciembre (apro).- El pleno del Senado salió hoy en defensa del legislador perredista Carlos Sotelo, presidente de la Comisión de Radio y Televisión, y rechazó las acusaciones de empresarios del sector.
El lunes pasado, los dueños de los medios electrónicos agrupados en la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) publicaron un desplegado en el que acusan a Sotelo de impulsar una “ley chavista” en la materia.
El documento de respaldo al legislador --impulsado por el presidente del Senado, el también perredista Carlos Navarrete-- rechaza las imputaciones de la CIRT y revira que “el senador Carlos Sotelo se ha desempeñado de acuerdo con lo dispuesto por el marco jurídico y la normatividad interna del Congreso”.
El pronunciamiento del Senado se realizó un día después que los integrantes de la Comisión de Radio y Televisión decidieron posponer hasta febrero el dictamen de un proyecto de reformas a los medios electrónicos.
El proyecto postergado incluye, entre otros puntos polémicos, la creación de medios públicos y comunitarios, así como la figura del “refrendo administrativo”.
Entonces Sotelo responsabilizó a “los dos extremos” de la discusión, tanto a la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), como a la CIRT, de haber bloqueado esta reforma.
En el primer caso, los integrantes de esta agrupación dirigida por Raúl Trejo Delarbre condenaron la figura de la “prórroga administrativa”, ya que según ellos vulnera lo acordado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en su dictamen contra la Ley Televisa; mientras que la cúpula de los concesionarios reprobó la legalización de las radios comunitarias.
“No voy a permitir amenazas de Televisa que me acusan de chavista”, advirtió Sotelo para luego argumentar a favor de la figura del refrendo, pues es un tema “que le interesa a toda la industria”.
Al mismo tiempo Sotelo distribuyó un comunicado en el que se compromete a dictaminar en febrero próximo una reforma amplia e integral de los medios electrónicos.
Por su parte, el senador priista Francisco Labastida consideró que el pronunciamiento de la CIRT fue “desproporcionado” e incluso defendió la posibilidad de los refrendos automáticos.
“Creo que el refrendo automático de las estaciones de AM en FM era un paso importante. Me parece que la definición de cerca de 300 radiodifusoras, a las cuales se les ha acabado el permiso, también era un paso importante”, afirmó Labastida.
A su vez, Carlos Navarrete admitió que se buscaba una “reforma parcial” a la Ley Federal de Radio y Televisión para atender el tema de los refrendos de las concesiones de radio, así como avanzar en la legalización plena de las radios comunitarias.
Sin embargo, advirtió Navarrete, “ayer hubo un conjunto de consultas del más diverso tipo y debo decir que el proyecto de dictamen tuvo resistencias de las dos partes que involucraba el dictamen; tuvo resistencias, por un lado, de quienes aspiran a una reforma mayor integral, que no era la que estaba en el proyecto del dictamen”,
Y también hubo una resistencia, acusó el presidente del Senado, “de la CIRT, plasmada en un desplegado que ayer publicaron los medios que, con desbordamiento excesivo y muy lamentable, lanzaron acusaciones sin fundamento” en contra de Sotelo.