Gobierno de facto aborta salida de Zelaya a México

miércoles, 9 de diciembre de 2009

MÉXICO, DF, 9 de diciembre (apro).- El depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, denunció esta noche que el gobierno de facto abortó su salida a México después que le impusiera como condición su renuncia por escrito a la investidura presidencial.
    En entrevista televisiva con Joaquín López Dóriga, Zelaya confirmó que el gobierno mexicano llevó a cabo gestiones a favor del diálogo y para encontrar salidas a la crisis en la región.
    Sin embargo, acusó Zelaya, “el régimen de facto se sacó un documento de la manga como condición para mi salida a México, algo indignante, que es mi renuncia a mi investidura de presidente”, la cual culmina hasta el 27 de enero próximo.
“Y con ello prácticamente abortó el proceso que estaba promoviendo México para propiciar el diálogo y buscar algunas salidas a la crisis en la región”, aclaró.
    Al mismo tiempo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió, en punto de las 23:00, un comunicado en el que corrobora que el gobierno mexicano “realiza, desde hace varias horas, gestiones para atender una solicitud del presidente José Manuel Zelaya Rosales, de ser recibido en nuestro país”.
El breve boletín de tres párrafos destaca que las gestiones del gobierno de México “se llevan a cabo con el apoyo de países amigos y de algunos actores políticos hondureños, con el propósito de obtener las garantías de seguridad necesarias, mediante un salvoconducto, para que el presidente Zelaya pueda dejar la protección de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa.
“Con la disposición del gobierno de México de atender la solicitud del presidente José Manuel Zelaya, nuestro país busca contribuir a la distensión en Honduras, dando un paso positivo hacia la solución de la crisis en ese país, por la vía del diálogo y la negociación”, termina el texto de la Cancillería.
En respuesta, el ministro de Gobernación de Honduras, Óscar Raúl Matute, reveló que México pidió un salvoconducto para que Zelaya viajara a ese país “como huésped”, lo que fue rechazado por el régimen de facto, que sólo admite que salga del país asilado.
El funcionario hondureño comentó a la cadena de televisión estadunidense CNN que “la Embajada de México nos presentó una petición de salvoconducto, pero lamentablemente esa petición no califica, no contiene la calidad para que se le extienda un asilo al señor expresidente Zelaya”.
Por su parte Zelaya declaró a Radio Globo que no aceptaría un salvoconducto y descartó la posibilidad de pedir asilo en otro país. “Quiero salir como huésped distinguido, no como lo pretende el régimen de facto, como asilado”.
“No pido, no deseo, no quiero ni acepto un salvoconducto de ningún país y aquí estaré (en la embajada brasileña), porque jamás renunciaré a mis derechos de presidente hasta el 27 de enero”, cuando cumpliría su gestión de cuatro años.
Por otro lado, el canciller hondureño de facto, Carlos López, confirmó al Canal 5 de televisión que una aeronave mexicana se acercó esta noche al territorio hondureño para traer a Zelaya a México, pero se desvió a El Salvador ante la nueva situación creada.
López reiteró que Zelaya sólo viajará a otro país como asilado.
Horas antes, el propio Zelaya había rechazado que buscara asilo en algún país del mundo, luego que este día corrieron versiones en el sentido de que se aprestaba a abandonar la embajada de Brasil en Tegucigalpa para refugiarse en México.
    En entrevista con la cadena Telesur en la sede diplomática brasileña, Zelaya dijo que aún no podía confirmar que se aprestara a viajar a México, aunque aclaró que “no estoy pidiendo asilo en ningún país del mundo”.
Advirtió que “no tenemos ningún documento, ninguna evidencia de que el régimen (de facto) haya accedido a buscar una salida de darle al presidente que eligió el pueblo la libertad de hacerle circular de aquí al aeropuerto para visitar varios países, como tenemos derecho”.
Sin embargo, según un despacho de la agencia AFP, la Cancillería hondureña confirmó que autorizó a Zelaya a abandonar Honduras para viajar a México con su esposa y dos hijos.
El portavoz de la Cancillería, Milton Mateo, aseguró que “el salvoconducto se firmó y se lo entregarán pronto a Zelaya en la embajada de Brasil”.
Incluso sostuvo que un avión del gobierno mexicano había sido enviado esta noche a Tegucigalpa para trasladar a Zelaya a ese país junto a su esposa Xiomara Castro y sus dos hijos, Hortencia y José Manuel.
Mateo reveló que el canciller Carlos López firmó la autorización para la salida del país del mandatario depuesto rumbo a México.
Por su parte, fuentes de la Cancillería mexicana informaron en esos momentos que existían conversaciones en ese sentido con representantes del “gobierno constitucional de Honduras”, pero se negaron a confirmar si la salida de Zelaya era inminente, “ya que ésta podría demorar horas, días o hasta semanas”.
César Hernández, de la organización Puente Sur, una red en Internet ligada a medios en resistencia de Honduras, destacó que Zelaya no ha salido del país y no hay indicios de que lo haga este mismo miércoles.
Pasadas las nueve de la noche de este día, la Red Puente, el Canal 36 y Radio Globo de Honduras sostuvieron una conversación con Zelaya, quien rechazó haber solicitado asilo político alguno.
En la entrevista, David Romero Elmer, de Radio Globo, le preguntó al depuesto presidente: “¿Es entonces una mentira?”.
A lo que Zelaya respondió: “Es una mentira basada en realidades”.
En tanto, organizaciones de la resistencia convocaron esta tarde a simpatizantes de Zelaya frente a la embajada de Brasil en la capital hondureña, sin embargo, fueron dispersados con gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de seguridad. (Con información de Homero Campa)

Comentarios