Crisis pega a la Iglesia; se desploman 40% las limosnas

lunes, 23 de febrero de 2009
MÉXICO, DF, 23 de febrero (apro) - Debido a la crisis económica, las limosnas que recauda la Iglesia católica en México han disminuido hasta 40%, admitió hoy monseñor José Guadalupe Martín Rábago, arzobispo de León
         "Los ingresos en las parroquias han bajado hasta 40% Los mismos párrocos me dicen que las aportaciones de sus fieles van a la baja, lo cual me parece muy explicable porque la gente no tiene lo necesario para subsistir ni tampoco para poder compartir", dijo Martín Rábago, quien se encuentra en El Vaticano
         Y agregó que esta merma en las limosnas está afectando la labor de las instituciones de asistencia social de la Iglesia, como Cáritas o el Banco Diocesano de Alimentos
         Ante esto, agregó el arzobispo, las instancias eclesiásticas están reduciendo al mínimo su gasto corriente y tratando de que los recursos obtenidos sean utilizados a favor de quienes más los necesitan
         Por su parte, el vocero de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el padre Manuel Corral, desde fines del año pasado ha venido señalando que la crisis está "impactando en las limosnas y en el diezmo" que la feligresía entrega a la Iglesia
         Mientras el vocero de la arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, indicó que la pérdida de empleos y la baja del poder adquisitivo están obligando a los sacerdotes a tomar medidas de austeridad y a aplazar obras de construcción y remodelación de los templos
         El 2009, dijo, "será un año muy difícil para la economía de la Iglesia católica"
         Martín Rábago indicó:
         "La Iglesia es solidaria, y mi preocupación más grande es por las personas que carecen hasta de lo básico, que han caído de la pobreza a la miseria Esto duele verdaderamente"
         Y señaló que ahora hasta "la clase media está desapareciendo", siendo que anteriormente era un estrato social que había registrado avances
         Ante esta situación de emergencia, los miembros de la Iglesia hacen un llamado a crear una "cultura de la solidaridad" para que las personas con mayores recursos apoyen desinteresadamente a los más golpeados por la crisis
 

Comentarios