Danza a la deriva

lunes, 9 de marzo de 2009
MÉXICO, D F, 4 de marzo (apro)- A la deriva, sin ninguna lógica posible, el proyecto cultural del país va al naufragio si no se modifican las estructuras de pensamiento que pretenden concebir al país como rentable al mejor postor
         Este falso sofisma afecta directamente al arte y, por supuesto, en particular a las actividades dancísticas Los teatros son un páramo Los creadores no tienen trabajo y los bailarines mucho menos
         Por ejemplo, los grupos de danza contemporánea independiente y los parcialmente o mínimamente subsidiados no se pueden presentar en el Centro Nacional de las Artes Esto es porque el Teatro de las Artes ya es sede permanente de la recién formada Compañía Nacional de Teatro El teatro Raúl Flores Canelo supuestamente está ocupado hasta julio en prácticas escénicas de los alumnos de las carreras de danza del INBA y la BlakBox no está en funcionamiento, debido a que ?como se preveía desde hace años por los artistas que bailaron ahí-- tiene el piso levantado
         En el INBA no cantan mal las rancheras: el Teatro de la Danza ya está programado totalmente, además de que es una verdadera desgracia en cuanto a sus instalaciones El propio Cesc Gelabert se quejaba a finales del año pasado de la mala calidad del sonido, las luces y el equipamiento Incluso, el linoléum está sucio y/o parece pista de patinar o un pegoste espantoso en el que se atoran los pies
         Las autoridades culturales de UNAM no se quedan atrás A pesar de su vocación natural, la sala Miguel Covarrubias está en vías de convertirse en un espacio de usos múltiples, donde igual se entregan diplomas a universitarios, se hace un cierto tipo de ópera de cámara, eventos musicales y todo lo que se le ocurra a todos aquellos funcionarios que no saben nada de danza, no la valoran y están convencidos de que el "difusionismo" esa forma inoperante y torpe de creer que la cultura y el arte existen gracias a la cuantificación de eventos y de su rentabilidad, es lo importante
         Es inconcebible que en estos tres casos no haya habido un funcionario inteligente que se dé cuenta de que la danza no es rentable ni tiene que serlo El país no está en renta y mucho menos en venta La cultura y el arte son actividades fundamentales en el desarrollo social de una ciudad y de un país Las autoridades culturales no pueden seguir creyendo que son "proveedoras de eventos" y que su trabajo consiste sólo en programar a los grupos que se auto producen sus espectáculos
         Es un error garrafal considerar que las compañías tienen que irse a un mínimo porcentaje de taquilla por bailar Ya quiero ver que Pina Bausch o Maguy Marin trabajen por porcentajes Es un error creer que los artistas no se merecen un mejor trato y es absurdo que se considere que tienen que producir "mercancía" consumible para hacerse rentables (¿bailes cachondos para los auditorios de las delegaciones?)
         Las leyes son muy claras, y es necesario que en pleno apego jurídico se aplique cada uno de los incisos de la Ley de Derecho de a la Cultura Hasta el momento no existe un proyecto cultural en el país La salida de Sergio Vela pone de manifiesto que no hay continuidad ni en las decisiones del Ejecutivo y, mucho menos, un interés político para buscar verdaderos proyectos culturales que sobrevivan a la burocracia y a la corrupción de múltiples funcionarios

Comentarios