Asesinan a sacerdote estadunidense que planeaba retirarse en Nuevo Laredo

lunes, 6 de abril de 2009
NUEVO LAREDO, Tamps , 6 de abril- El cadáver del párroco estadunidense Jesús Evans Uresti Ríos, quien despareció hace una semana, fue encontrado este lunes, en avanzado estado de descomposición, en un paraje de la carretera que comunica a Nuevo Laredo con ciudad Anáhuac, Nuevo León

El fiscal del estado, Francisco León Saldívar Gómez, informó que el cuerpo del encargado de la Parroquia de Cristo Rey, en Austin, Texas, fue localizado luego de que el presunto homicida, Manuel Martín Torres Saldaña, se comunicó vía telefónica con Raquel Ríos, hermana del sacerdote texano, para pedirle mil pesos a cambio de darle información sobre el paradero del clérigo

La llamada, dijo, permitió que el supuesto autor del homicidio fuera ubicado en Tapachula, Chiapas, ya que pidió que el dinero le fuera depositado en una sucursal del banco Azteca, ubicado en esa ciudad

El pasado 30 de marzo, Uresti Ríos viajó de Austin a Nuevo Laredo para inspeccionar una casa que había comprado, pues tenía planeado residir en esta ciudad una vez que se retirara del sacerdocio

No obstante, desde ese día el sacerdote ya no tuvo comunicación con nadie, según denunció su hermana, por lo que el miércoles siguiente, 1 de abril, presentó una denuncia formal ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE)

Desde que denunciaron la desaparición, los familiares del cura señalaron la posibilidad de que éste hubiera sido asesinado por  Manuel Martín Torres Saldaña, quien se encargaba de cuidar la casa La hipótesis tomó fuerza porque éste también desapareció el mismo día que el sacerdote

Pero, además, al ingresar al domicilio, las autoridades encontraron rastros de sangre, así como varios objetos en desorden y residuos de drogas

El fiscal detalló que el cuerpo del cura fue localizado en un paraje del ejido Morelos, donde también hallaron diversos objetos y ropa de Uresti Ríos, además de cobijas y tapetes que fueron usados para trasladar el cuerpo

Técnicos del Servicio de Periciales de la PGJE encontraron en ese paraje un cuchillo y un machete, presuntamente utilizados para quitarle la vida al sacerdote

Y días antes del hallazgo, agentes de la Policía Ministerial del estado localizaron la camioneta propiedad de Uresti Ríos en una casa de la Colonia Mirador, donde Torres Saldaña la había dejado encargada desde el 31 de marzo

Comentarios