Otra vuelta de tuerca

lunes, 25 de mayo de 2009
MÉXICO, D F, 20 de mayo (apro)- En 1898 el escritor estadunidense naturalizado inglés, Henry James (1843-1916), publicó Otra vuelta de tuerca, trabajo que en ese momento no fue bien recibido por la crítica, pero que años más tarde Oscar Wilde calificó como ''un maravilloso, espeluznante y venenoso relato", y Jorge Luis Borges, como "una refinadísima historia sobre los inconvenientes de la bondad"
James también fue admirado por escritores tan distintos como Joseph Conrad y James Joyce, Virginia Woolf y Graham Greene, y la crítica literaria moderna lo reconoce como un maestro de inigualable magnitud, cuya obra, además de ilustrarse en sí misma, brilla y se refleja en las páginas (y adaptaciones cinematográficas) de muchos de quienes lo siguieron
Actualmente en el Teatro El Granero se presenta la versión escénica de Otra vuelta de tuerca, bajo la dirección de Mauricio Jiménez, con las actuaciones de Diana Fidelia y Tomás Rojas, en una adaptación de Jeffrey Hatcher y traducción al español de Federico Campbell
Sin mayor parafernalia (un sillón, la iluminación de Fernando Flores Trejo y el vestuario de época diseñado por Cristina Sauza), Mauricio Jiménez basa su propuesta en el excelente trabajo de los jóvenes actores, egresados de la Escuela Nacional de Arte Teatral --tan vilipendiada en años recientes--, quienes enseñan una sólida formación, de manera especial Diana Fidelia, quien ha ido mostrando su crecimiento profesional a través de puestas en escena como El mercader de Venecia, Los niños de Morelia y Crack
Otra vuelta de tuerca es una historia de fantasmas La casa donde ocurren las acciones no sólo está habitada por dos niños, su nueva institutriz y la vieja ama de llaves; los espíritus de la antigua institutriz y el desaparecido capataz conviven ahí Esa tormentosa y apasionada relación inunda todos los rincones de la envejecida mansión
La nueva institutriz navegará a lo largo de la obra de un tímido azoro a una obstinada determinación, de un pálido miedo a una fe ciega Las vicisitudes que sufre son el centro de esta historia de suspenso
Las ambiguas circunstancias en que se desarrolla la trama ofrecen al espectador una amplia gama de interpretaciones Lo onírico, lo real y lo fantasmal diluyen sus fronteras, para abrir las puertas de la especulación en torno a lo que puede ser real o no
La inocencia perdida, la sensualidad y el erotismo, son también temas de esta propuesta escénica, donde los actores asumen diferentes identidades tan sólo con un cambio de gesto o modificando algún detalle de su vestuario, en un gran ejercicio de histrionismo, que es el principal sustento de una puesta con grandes matices psicológicos y paranormales
Mauricio Jiménez dio a conocer adelantos de su versión a Otra vuelta de tuerca en 2008, a través de una serie de lecturas dramatizadas que se presentaron en el Festival de México en el Centro Histórico
 Posteriormente realizó una exitosa temporada en el Teatro Santa Catarina de la UNAM con localidades agotadas, y ahora se presenta en El Granero, jueves y viernes a las 20:00; sábados a las 19:00, y domingos a las 18:00 horas

Comentarios