Maradona y "El Sueño del Pibe"

lunes, 1 de junio de 2009 · 01:00
 MÉXICO, DF, 27 de mayo (apro) - A través de la historia, los héroes deportivos han sido objeto de obras artísticas y musicales para celebrar sus hazañas, y quizá nadie en la actualidad como el exfutbolista Diego Armando Maradona, a quien Manu Chao le dedicó la canción La vida tómbola (Si yo fuera Maradona)
 
La loa comienza así:
Si yo fuera Maradona, viviría como él
Si yo fuera Maradona, frente a cualquier portería
Si yo fuera Maradona, nunca me equivocaría
Si yo fuera Maradona, perdido en cualquier lugar?
Y el coro que repite:
La vida es una tómbola, de noche y de día
La vida es una tómbola, y arriba y arriba?       
La pieza interpretada a Maradona por Manu Chao cierra el reciente documental Maradona, del destacado cineasta serbio Emir Kusturica (Sarajevo, 24 de noviembre de 1954), como podemos ver en el fragmento de la cinta en el video http://wwwyoutubecom/watch?v=HGpbEwSzueA), y que prosigue:
Si yo fuera Maradona, viviría como él
Mil cohetes, mil amigos,
los que vengan, mil por cien
Si yo fuera Maradona, saldría en Mondovisión
Pa'gritarles a FIFA, ¡que ellos son el gran ladrón!
La vida es una tómbola?
El cineasta productor de la cinta ha obtenido dos Palmas de Oro en el Festival Cinematográfico de Cannes y ganó un premio en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara 2009; pero es asimismo músico Con su grupo de rock No Smoking Orchestra (Orquesta de No Fumadores) acaba de poner a la venta un CD con 20 cortes, intitulado Best Of  ("Lo mejor de?") que incluye canciones de sus cintas Gato negro Gato blanco, Unza Unza Time, del soundtrack La vida es un milagro, la ópera Tiempo de gitanos y la melodía extra Duj Drama gratis, según informa el sitio del cineasta Kustupedia en Internet (wwwkustucom, CD a la venta en amazoncom)
Otra de las canciones dedicadas a Maradona en esta cinta de Kusturica es La mano de Dios, de Ale Romero, una de las piezas más famosas en Argentina, y que canta en dicha peli el propio futbolista:
En una villa nació, fue deseo de Dios,
crecer y sobrevivir a la humilde expresión,
enfrentar la adversidad
con afán de ganarse a cada paso la vida
En un potrero forjó una zurda inmortal,
con experiencia sedienta ambición de llegar,
De cebollita soñaba jugar un Mundial
y consagrarse en Primera,
tal vez jugando pudiera a su familia ayudar

El estribillo resulta bastante pegajoso:
A poco que debutó ¡Maradó, Maradó!,
la 12 fue quien coreó ¡Maradó, Maradó!
Su sueño tenía una estrella llena de gol y gambetas
y todo el pueblo cantó: ¡Maradó, Maradó!,
nació la mano de Dios, ¡Maradó, Maradó!

Llenó alegría en el pueblo,
regó de gloria este suelo
El tema justifica su adicción a la cocaína:
Carga una cruz en los hombros por ser el mejor,
por no venderse jamás al poder enfrentó
Curiosa debilidad, si Jesús tropezó,
¿por qué él no habría de hacerlo?
La fama le presentó una blanca mujer
de misterioso sabor y prohibido placer,
que lo hizo adicto al deseo de usarla otra vez
involucrando su vida
Y es un partido que un día el Diego está por ganar

Más allá del homenaje musical de Kusturica con su película, hallamos en YouTubecom otro video memorable de Diego Armando Maradona, con él mismo cantando un tango que data de 1943, música arrabalera de Juan Puey y letra por Reinaldo Yiso, El sueño del pibe, que le viene como anillo al dedo al propio futbolista (wwwyoutubecom/watch?v=UmmZC58F6V4):
Golpearon la puerta de la humilde casa,
la voz del cartero muy clara se oyó,
y el pibe corriendo con todas sus ansias
al perrito blanco sin querer pisó
"¡Mamita, mamita?!", se acercó gritando,
la madre extrañada dejó el piletón,
y el pibe le dijo riendo y llorando:
"¡El club me ha mandado hoy la citación!  
¡Mamita querida, ganaré dinero,
seré un Baldonedo, un Martino, un Boyé!
Dicen los muchachos de Oeste argentino,
¡que tengo más tiro que el gran Bernabé!
¡Vas a ver qué lindo cuando esté en la cancha
mis goles aplaudan, seré un triunfador!
¡Jugaré en la Quinta, después en Primera,
yo sé que me espera la consagración!"
En 1970, cuando mi padre, el cronista deportivo Fausto Ponce Sotelo (El Brujo), fue a Argentina, para cubrir en Excélsior el Mundial de Futbol, buscó aquel tango que él como magnífico conocedor del género solía cantarnos de chamacos, El sueño del pibe
Lo consiguió y lo trajo en disco 33 RPM para obsequiarlo al hoy destacado abogado Javier Bay (y entonces una joven promesa del balompié), versión de Osvaldo Pugliese y orquesta, que culmina (http://wwwefdeportescom/efd8/suepibehtm):
Se durmió el muchacho,
 y tuvo esa noche el sueño más lindo que pudo tener?
El estadio lleno, glorioso domingo,
por fin en Primera lo iban a ver
Faltando un minuto están cero a cero
Tomó la pelota sereno en su acción
Gambeteando a todos se enfrentó al arquero
y con fuerte tiro?
¡quebró el marcador!

Comentarios