México no debe bajar la guardia contra la violencia: Clara Rojas

viernes, 12 de junio de 2009 · 01:00
MEXICO, D F, 12 de junio (apro)- La política colombiana, Clara Rojas, afirmó que el aumento de la violencia en México es un problema que debe manejarse de inmediato porque, de lo contrario, advirtió, podría salirse de control
           De visita en México, con motivo de la presentación de su libro Cautiva, donde narra sus vivencias durante los seis años que duró su cautiverio--, la excoordinadora de campaña de Ingrid Betancourt dijo que no entiende la guerrilla colombiana y confió que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "huérfanas" tras la muerte de su líder Manuel Marulanda, encuentren una salida
         En entrevista con Notimex, Rojas habló sobre México, Latinoamérica y de la paz en Colombia
           Afirmó que Latinoamérica tiene problemas comunes, y señaló que el caso mexicano, con el crecimiento de los secuestros, "lastima, porque a una le duele cuando un país hermano tiene un problema semejante"
           Dijo que a veces las sociedades parecen "dormir" por ratos y olvidar que están en un proceso que implica desafíos, por lo que se debe estar consciente de que en el crecimiento la violencia es "casi una variable" que se debe manejar
            Rojas, quien dijo respetar las soluciones que se encuentren en México al problema de la violencia, dijo que es necesario "no bajar la guardia y menos cuando estamos creciendo"
          Añadió: "Este es el momento para mantener altos los niveles de alerta y que la sociedad, los políticos y la gente cumplan cada uno con su responsabilidad, apliquen los controles necesarios y conserven la situación dentro de los rangos lógicos"
          Rojas, quien fue secuestrada por las FARC y del 23 de febrero de 2002 al 10 de enero de 2008 vivió en la selva colombiana, aseguró que no entiende a los guerrilleros y que jamás comprendió el sentido de su plagio
          "Es la hora en que todavía no lo sé No entiendo su manera de razonar Si es que nosotras éramos secuestradas políticas, ¿por qué ellos nunca pusieron de su parte para negociar?", señaló
          Según Rojas, los miembros de la guerrilla colombiana han "sufrido mucho" durante el último año, tras la muerte de su fundador, Manuel Marulanda, "Tirofijo", que dejó "huérfanos" a los rebeldes "como en esas familias cuando el papá es muy importante y casi sin él no pueden sobrevivir"
          Agregó que las FARC, ahora bajo el mando de Alfonso Cano, tienen el reto de encontrar un nuevo camino
         "Con el tiempo, Cano quizá pueda tomar las riendas y encontrar alternativas para darle salida al grupo, el cual está cada vez más mermado desde el punto de vista militar y sin una propuesta política", indicó
           Rojas, quien se mostró optimista sobre los resultados del plan de reinserción social de la guerrilla impulsada por el gobierno colombiano, afirmó que "nunca antes las FARC sufrieron tanto abandono, quizá porque sus integrantes jamás pensaron que podrían reincorporarse a la sociedad"
            Sin embargo, confió que depondrán las armas y entrarán al juego democrático "en una Colombia donde la paz es posible, porque la gente ha perdido el miedo"
           Sostuvo que los guerrilleros "no son ni tan malos ni tan invencibles como se pensaba: también se mueren, se enferman y les da miedo, si bien reincorporarlos a una Colombia en paz requiere de un gran esfuerzo de imaginación"
           Además, Rojas censuró que decenas de colombianos sigan aún en poder de las FARC, "una guerrilla que los martiriza inútilmente"
          Agregó: "Dejan pasar los años y siguen igual, con posiciones inflexibles en casos tan absurdos como los 20 soldados que llevan 10 años secuestrados, muchachos a quienes ya se les pasó lo mejor de su vida, sin que las FARC obtengan nada a cambio"
            Creyente católica, Clara afirma en su libro que la fe la mantuvo con fuerza para sobreponerse a enormes penurias, incluido su embarazo y el difícil nacimiento de su hijo Emmanuel, a quien califica como "la luz de mi vida"
           Sobre su relación con Ingrid Betancourt, con quien compartió los seis años de cautiverio, Rojas dejó en manos de Dios un eventual reencuentro
          En su libro, Rojas narra cómo, a raíz de un frustrado intento de fuga, se distanció de Betancourt, lo que "nos llevó con el paso del tiempo a unas distancias enormes"
           Ambas fueron liberadas en distintas circunstancias y momentos
           No obstante, Rojas dijo que se reunirá con Betancourt "cuando la situación lo permita, pero lo pongo en manos de Dios"
          Rojas dio a luz a su hijo Emmanuel el 16 de abril de 2004, en plena selva, mediante una "cesárea" practicada por un enfermero y una guerrillera, con un poco de anestesia y sin cuidado quirúrgico alguno
          Cuando el niño tenía ocho meses los separaron y volvió a verlo cuando fue liberada En ese entonces, Emmanuel tenía tres años y nueve meses y fue encontrado casi milagrosamente en un albergue para niños
           Añadió que ama a su hijo, "la luz de mi vida, una bendición"  

Comentarios