Péndulo

lunes, 29 de junio de 2009
MÉXICO, D F, 24 de junio (apro)- Distinguidos lectores de la presente: no sé si a ustedes les pasará lo mismo, pero este su servidor tiene el criterio a punto de naufragar, ya que no sabe qué pensar de los políticos y sus partidos
Creí hasta ayer, como señala la globalidad en que hoy vivimos, que, en esencia, con las diferencias que gusten y manden, únicamente hay dos posiciones básicas en los partidos políticos: la de derecha y la de izquierda; a los partidos de derecha pertenecen y simpatizan por lo general los que algo o mucho tienen; en los de izquierda militan y cuentan con la simpatía, sobre todo, de los que poco o nada tienen También pueden existir ?y existen?partidos minoritarios, comodines por así decirlo, que por lo regular juegan con las oportunidades que más pueden beneficiarles, que más pueden contribuir a su crecimiento, sean las mismas de izquierda o de derecha
De acuerdo con los defensores, celebrantes y exaltadores de la globalidad en la que respiramos, también fui de la idea de que la derecha, sus políticos, sus partidarios y partidos son los más eficaces productores de riqueza por ser los defensores de la libertad individual y de la propiedad privada, motores ambas del desarrollo económico La izquierda, en el mejor de los casos, cuando no es violenta, es decir, cuando es políticamente correcta, lo único que sabe hacer es repartir la riqueza, pues parece no comprender que para comer pastel lo primero es saber hacerlo y producirlo, esa ideología negativa la incapacita para dejar las manos libres a la Iniciativa Privada, por lo general simpatizante cuando no hasta militante de la derecha, para que ella, con esa oportunidad y su espíritu emprendedor, abra empresas, cree empleos y así produzca más bienes de consumo, riqueza
Creyente, como he escrito, de todo lo que han dicho y siguen diciendo los apologistas de la globalidad en la que vivimos, me desconcierta en sumo grado saber que el país más rico y poderoso del mundo, paraíso de la Iniciativa Privada, la que mejor sabe hacer las cosas, Estados Unidos, en menos de un siglo ha generado los dos desastres económicos que más dolorosamente han afectado al mundo: la depresión de 1929 y la catástrofe financiera que a todos nos está golpeando en la actualidad Esta última, por cierto, ha puesto en evidencia que redomados delincuentes, de los denominados de "cuello blanco", también pueden ser parte integrante de la Iniciativa Privada Igualmente me desconcierta y suspende mi razonar el ver y comprobar que partidos de derecha, como el Popular de España, que le ganó elecciones al Partido Socialista Obrero Español, de izquierda, exhibiéndolo como corrupto, en la actualidad esté envuelto en escándalos de corrupción Así mismo me produce perplejidad y me descompone el ánimo el enterarme que ese mismo Partido Popular y otros del mismo pelaje de la derecha europea pretendieron implantar en toda Europa la jornada laboral de 65 horas semanales También me confunde y tiene a mi criterio a punto de naufragio el saber que ese mismo Partido Popular de España y la derecha europea proponen, para recuperar la economía, reformar las leyes laborales, lo que en esencia consiste en facilitar los despidos, bajar los salarios, reducir los seguros de paro y las jubilaciones, recortar el gasto social en educación pública y los servicios sanitarios ¡Qué manera de dinamizar a la economía y crear riqueza!
Por otra parte, difícil me es comprender cómo gobiernos que se suponen de izquierda, ejemplos los de los laboristas ingleses y el socialista de España, a semejanza del de Estados Unidos, pierden el trasero, como vulgarmente se dice, en su prisa por correr a salvar de la bancarrota a poderosas empresas internacionales y nacionales, y en esa salvación inviertan cientos de miles de millones en dólares procedentes del tesoro público de sus correspondientes países Perdón, ¿ese hecho no apoya y confirma la ideología que sostiene que el Estado no es más que la expresión jurídico-política de un grupo o clase social dominante, sea cual sea el título que tenga? ¿Qué pensar de esos partidos laboristas, demócratas, progresistas, socialistas que tal determinaciones tomaron?
Estas realidades que no se pueden negar ¿nos muestran o no nos muestran que no faltan y más bien sobran ineptitudes, corrupción e incluso actos de delincuencia organizada en los grupos de poder, sean estos políticos, el de las finanzas, la industria, del mercado o de la información? ¿Ante esto que hay que hacer? Verdad es que tenemos a la democracia, con la que por medio de las elecciones tenemos la oportunidad de ejercer la ley del péndulo, esto es, con ella podemos ir de un partido a otro, premiar a éste y castigar a aquel con nuestro voto ¡Ay! Eso es verdad, pero en lo personal, lo siento, veo ese democrático pendulear --¿existirá ese verbo?? como el "penduleo" del ahorcado en día de viento
Estimados lectores de la presente: en espera de que, por su bien, no les embargue el mismo lamentable estado de ánimo que embarga a este su servidor, queda sinceramente de ustedes
EL TIO LOLO

Comentarios