El horror de las cárceles mexicanas

sábado, 6 de junio de 2009

En un estudio sobre los reclusorios del país, el Episcopado Mexicano concluye que las políticas penitenciarias basadas en criminalizar a los pobres, así como la explotación monetaria de los reclusos por las autoridades federales, estatales y del Distrito Federal, generan un círculo vicioso de corrupción y rencor social, que incrementa los delitos, hace necesario construir más cárceles y favorece así la formación de nuevos delincuentes Se calcula que 2 millones de personas están envueltas en este tipo de "experiencia carcelaria"
 La creciente criminalización de la pobreza ha provocado la explosiva sobrepoblación en los reclusorios del país, ya que un gran porcentaje de sus internos están arrestados por cometer delitos "famélicos", como se denomina a los ocasionados por el hambre y la miseria
         Pese a las carencias económicas de estos internos, cuyas familias pagan las cuotas que se les cobran durante su cautiverio, los reclusorios se han convertido en un gran negocio para los gobiernos estatales, que los utilizan como sus cajas chicas Pero también para los cárteles de la droga, que cada vez tienen un mayor control sobre las cárceles
         De esta manera, en México impera un sistema penitenciario que no rehabilita a los reclusos, sino que los pervierte todavía más, provocando en ellos y en sus familias un resentimiento social? Además, genera un círculo vicioso que incrementa la violencia social
         A esta conclusión llegó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) después de realizar un detallado estudio en los reclusorios del país, y que dará a conocer en julio próximo
         Pedro Arellano Aguilar, encargado de Pastoral Penitenciaria de la CEM y quien coordinó la investigación a nivel nacional, dice a Proceso:
         "El gobierno está implementando una política errónea en los reclusorios, pues parte del supuesto de que la inseguridad es el principal problema del país Y su respuesta ha sido endurecer las penas con más carcelización ¡Todo es cárcel! ¡Más y más cárcel!
Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1701 que empezó a circular este domingo 7 de junio

Comentarios