Compañía Nacional de Teatro, un año

lunes, 13 de julio de 2009 · 01:00
MÉXICO, D F, 8 de julio (apro)- Después de un período de preparación iniciado en 2008, la nueva Compañía Nacional de Teatro (CNT), con Luis de Tavira como su director artístico, estrenó en febrero de este año su primer espectáculo, Pascua, de August Strindberg, dirigida por Héctor Mendoza
Vinieron después dos montajes más: Ni el sol ni la muerte pueden mirarse de frente, de Wajdi Mouawad, dirigida por Rolf y Heide Adderhalden, y Edip en Colofón, de Flavio González Mello, bajo la dirección de Mario Espinosa
La respuesta del público y de la crítica especializada ha sido positiva en términos generales y se ha generado una diversidad y una discusión en la que ha quedado claro el alto nivel profesional con el que se han realizado estos espectáculos
Ahora la CNT anuncia su cuarta producción, Ser es ser visto, paráfrasis escénica basada en escenas de la dramaturgia de Botho Strauss, bajo la dirección de Luis de Tavira, montaje que reúne a los 43 actores que integran el elenco estable de la CNT, resultado de una polémica, debatida y cuantiosa selección
Este fenómeno resulta particularmente relevante para el teatro mexicano, si consideramos que lo que le ha faltado es precisamente la capacidad de integración y de conquistar espacios de estabilidad que permitan propiciar su desarrollo
Como lo ha señalado reiteradamente De Tavira, es evidente que la conformación de elencos esporádicos, efímeros, no logran construir ni un lenguaje ni un estilo del teatro nacional Es en la permanencia, la estabilidad y la continuidad donde se puede dar la posibilidad de construir ese lenguaje
En este sentido, la nueva CNT ha dado sus primeros pasos, las asignaturas pendientes serían la definición de un estilo propio, así como llevar este primer repertorio al interior del país para que la compañía pueda ostentar auténticamente el título de nacional
La formación de lo que De Tavira ha denominado "el espectador nacional", no se logra si se le concibe como consumidor de eventos aislados que se agotan en sí mismos, ello no genera un movimiento ni produce una vida teatral intensa De ahí la importancia de seguir apoyando la labor de la joven CNT en la estabilidad de su equipo, para que pueda seguir ofreciendo un discurso que combine diversidad y equilibrio
Por lo pronto inicia la muestra de los cuatro espectáculos que integran el primer ciclo de repertorio estable con las obras antes mencionadas, que se presentarán de la siguiente manera: Ni el sol ni la muerte pueden mirarse de frente, en el Teatro de las Artes, del 11 al 26 de julio; Pascua, en el Teatro Casa de la Paz, del 16 de julio al 9 de agosto; Edip en Colofón, en el Teatro Julio Castillo, del 30 de julio al 16 de agosto; así como el estreno de Ser es ser visto, en la sala de la casa de la CNT, del 7 de julio al 11 de agosto, espectáculo del cual hablaremos en una próxima entrega

Comentarios