Corriente Cardenista exige la renuncia de Jesús Ortega

jueves, 9 de julio de 2009
MÉXICO, DF, 9 de julio (apro) - Luego del retroceso electoral del PRD, los líderes de la corriente cardenista Movimiento por la Democracia, Saúl Escobar y Alfonso Ramírez Cuellar, exigieron la renuncia de la directiva nacional encabezada por Jesús Ortega, con el fin de iniciar un proceso de reconstrucción de cara al 2012
En una carta abierta, propusieron se designe una dirección provisional "con autoridad moral y fuerza política suficiente para iniciar un nuevo camino"
El Movimiento por la Democracia reprobó por igual a Los Chuchos de Nueva Izquierda (NI) que a los seguidores de Andrés Manuel López Obrador agrupados en Izquierda Unida (IU), pues ninguno acepta "la crítica y la autocrítica Unos por presumir de un control burocrático del partido y otros por someterse a un liderazgo unipersonal"
El documento, dirigido a gobernadores perredistas, expresidentes del partido, Comisión Política Nacional --que agrupa a los líderes de las principales "tribus"-- y militantes, destaca que el resultado del 5 de julio "significa un retroceso para la izquierda"
Advierte que aun sumados los votos obtenidos el domingo anterior por PRD, Partido del Trabajo y Convergencia, son menos que los que lograron en la elección federal intermedia de 2003 y en la presidencial de 2006
La corriente cercana al líder moral del perredismo, Cuauhtémoc Cárdenas, subrayó la ausencia de una línea estratégica, clara y viable, pues "ha estado ausente todo este tiempo"
Aclaró que la división no se va a frenar con expulsiones y que es necesario un acuerdo incluyente de todos los liderazgos y expresiones del partido para su renovación
En su convocatoria, el Movimiento por la Democracia subraya que en este proceso electoral se observó una campaña basada en mensajes sin contenido y conciliadora con el poder y, al mismo tiempo, se alentó la línea de confrontación que sólo ha resultado en un mayor aislamiento de la izquierda
Los líderes perredistas Saúl Escobar y Alfonso Ramírez Cuellar advirtieron que "antes que la división, simulación y ausencia de línea estratégica nos lleven a convertirnos en un partido marginal, iniciaremos una renovación del partido", y para ello plantearon cinco demandas:
Que la dirección nacional del PRD ponga a consideración del Consejo Nacional la renuncia de todos sus integrantes, tanto del Secretariado como de la Comisión Política Nacional, presidencia y secretaría general, al tiempo que se nombra una dirección provisional
"Que de inmediato el Consejo haga un análisis de la elección del 5 de julio y disuelva los Consejos y Comités Ejecutivos Estatales que sólo se han prestado para la simulación electoral y se inicie una reconstrucción del partido municipio por municipio
"Que esta dirección provisional tenga como encargo, en consulta con los gobernadores y expresidentes del partido, elaborar un proyecto de reunificación de la izquierda, convocar a un congreso nacional para debatir la línea política hacia el 2012, y conducir las campañas electorales de 2009 y 2010"
Por último, "que el Consejo Nacional apruebe una agenda parlamentaria que ponga en el centro las acciones contra la recesión económica y la reforma del Estado, incluyendo la reforma electoral y la reforma de los partidos políticos mexicanos, con una visión progresista"
En muchos estados, admitieron, el PRD es inexistente y ello provoca la operación de camarillas que usufructúan el nombre del partido para someterse a los gobernadores de PRI o PAN en turno "a cambio de favores y recursos" 

Comentarios