¿Profeta o no?

lunes, 10 de agosto de 2009
MÉXICO, D F, 5 de agosto (apro)- ¡Uta! ¿Será o no cierto lo que dijo Marshall McLuhan sobre los medios de comunicación, en particular de los audiovisuales?
Señores lectores: ¿Qué opinan al respecto? Hago la pregunta porque, como bien se sabe, McLuhan está considerado como el profeta y es uno de los ideólogos de esta globalidad en que nos movemos; globalidad mayormente y de manera determinante regida y conformada por la denominada "Civilización Occidental y Cristiana", y sería peligroso que creyéramos y nos dejáramos guiar por las fantasiosas predicciones de un falso profeta Porque hay críticos de sus teorías que así lo consideran ¿Y si en verdad fue un profeta? De ser así y no hacer caso de sus presagios ¿no estamos en riesgo de sufrir el mismo trágico destino de los troyanos y Agamenón por ignorar lo anunciado por Casandra?
Para aclarar un tanto esta ambigua y amenazadora contradicción que a todos nos afecta, bueno será recordar que M McLuhan tuvo el valor de cuestionar y rechazar varias ideas tenidas por verdades absolutas Por ejemplo:
Contra la visión eminentemente religiosa, como debe ser, de las iglesias cristianas que por siglos --por dos milenios--, nos han venido diciendo que la historia es un escenario inmutable en el que se lleva a cabo la voluntad divina, donde los humanos somos los personajes de una obra dramática escrita por Dios, donde nuestras acciones responden estrictamente al refrán que dice "que no se mueve la hoja del árbol sin la voluntad del Señor!"
En oposición a la afirmación marxista de que la historia de la humanidad se divide en periodos de acuerdo con el desarrollo y sucesión de distintos modos de producción, de mercancías, de bienes
En desacuerdo con la idea de Pareto, Mosca y otros estudiosos que afirman que la historia y la sociedad son movidas y regidas por minorías selectas, que se van alternando en el poder según la fuerza que tengan para ir imponiendo sus puntos de vista e intereses
En contra de esas teorías y tras parecidas, Marshall McLuhan pensó, anunció y sostuvo, apoyándose en Hegel (que dijo que el hombre es lo que es por el proceso de adquisiciones que ha llevado y lleva a cabo), que los periodos de etapas de la historia son determinados por los medios de comunicación dominantes; y así como los marxistas y otros científicos sociales hablan de feudalismo, capitalismo, socialismo, McLuhan habla de imprenta o "Galaxia de Gutenberg", de medios electrónicos
Puede suceder, no lo niego, que cada uno de los buen Juan, que son la mayoría de la humanidad, ignoren, les importe un pito o, si lo supieron, hayan olvidado lo que dijo McLuhan, cuando es así, resulta trágico para ellos, pues los hombres del poder, sea este político, económico, industrial, del mercado y que son los menos, lo tienen muy en cuenta, como lo demuestra la atención creciente que dedican a los medios de comunicación, en especial a los electrónicos, en particular a los audiovisuales y principalmente a la televisión A los que dudan o niegan esta verdad les pregunto: ¿no lo confirma el ejemplo de Silvio Berlusconi?, ¿la pusilanimidad y hasta el miedo de tantos políticos a los medios electrónicos, en especial al televisivo, es decir, a los dueños de los mismos?, ¿las alianzas de intereses que se han dado y se están dando entre algunos políticos con las televisoras de aquí o de allá, esto es, con los dueños de las mismas?
El  no percibir estos hechos es como tener oídos y no escuchar, tener ojo y no ver Y peor que eso es escucharlos, verlos e ignorarlos, porque los mismos, de todos modos, por rebote, afectan el entramado social Al respecto, bueno es que tengamos en cuenta y no olvidemos que estudiosos del tema, científicos sociales e incluso comunicadores honestos (pues también los hay deshonestos, pues, como dice la Biblia, de todo hay en la viña del Señor), ya han hecho sonar la campana de alarma ante la realidad de lo que llaman la videopolítica y la telecracia, que al mismo tiempo que confirman las teorías de Marshall McLuhan? amenazan la existencia de la democracia y las posibilidades de la libertad
Y con esto, no me despido, sino que les digo que queden en paz y Dios los guarde como deseo
LEGORIO D'REVUELTAS

Comentarios