Piaf en castellano: "El baile de la suerte"

lunes, 24 de agosto de 2009
MÉXICO, DF, 19 de agosto (apro) - La legendaria voz de La Móme Édith Piaf (1915-1963) sigue maravillando al universo de fans que posee en Hispanoamérica, máxime a partir del triunfo de la película La vida en rosa hace dos años
En México, la editorial catalana Global Rythmn Press puso en circulación desde noviembre del 2008 sus textos autobiográficos Edith Piaf: El baile de la suerte, recopilados en 1958 por el periodista francés Louis-René Dauven y que aparecieron en forma de libro (Au bal de la chance) con prólogo original del célebre Jean Cocteau, un material de lectura grata que cobra vida a través de la traducción al español de Gabriel Hormaechea, más epílogo de Fred Mella (del grupo Compagnons de la Chanson que cantara durante su primera gira nada agradable para ella por Nueva York)
         Para esta versión castellana que distribuye en nuestro país Editorial Océano --y a falta de rigor cronológico o exceso de fantasías, entre otros pecadillos de La Móme--, resulta imprescindible una introducción y las pacientes notas esclarecedoras de Marc Robine
         (Anteriormente en esta columna frecuentamos la grandeza de Piaf traduciendo para los lectores de Apro algunos extractos de otra de sus biografías, Ma vie Dicha temática abarcaba fundamentalmente dos puntos: su amor por el campeón marroquí de box Marcel Cerdàn, así como su infinita fe religiosa; no obstante, la Iglesia católica se negó a recibirla en su seno cuando falleció el 11 de octubre de 1963, y Piaf sería enterrada en la tumba familiar de mármol negro donde cincelaron no una cruz, sino la estrella de David dorada, en el cementerio parisino Pére Lachaise con su nombre verdadero, de origen judío: Édith Giovanna Gassion)
Desde los primeros párrafos, Robine abre el juego a no esperar revelaciones contundentes, sino historia novelada:
         "Si exceptuamos a Georges Brassens y a Jacques Brel, Edith Piaf es la artista de la canción francesa sobre la que más libros se han publicado La propia Piaf participó en la construcción de ese monumento biográfico de libros de recuerdos titulados Au bal de la chance y Ma Vie Naturalmente, no los escribió ella, ambos son el resultado de entrevistas con un periodista que se encargó de dar forma a aquel abundante material en bruto El producto final es una narración en primera persona?
"Ma vie se publicó tres meses después de la desaparición de la gran cantante Se trata de una compilación de entrevistas previamente dadas a conocer por Jean Noli en el semanario France-Dimanche, entre 1961 y 1963, retocados para finalizar el estilo y darles mayor cohesión narrativa"
         "En ambas obras, muchas cosas son fantasiosas? Y de hecho, en la colección de recuerdos que Jean Noli dedicó diez años más tarde a la desaparecida cantante, explica repetidamente cómo ni uno ni otro se preocupaban de la verdad histórica, pues se trataba de conmover al lector"
Para muestra basta un botón
         Las nuevas generaciones rescataron a la Piaf gracias a una excelente cinta de 2007, dirigida por Oliver Dahan, con la genial actuación de Marion Cotillard como La Móme, y Gérard Depardieu en el papel de su primer empresario protector, La vida en rosa (coproducción Francia-Reino Unido- República Checa) Los diálogos y el desarrollo de la historia en aquella película se basaron en buena medida con los sucesos que narra Edith Piaf para ambas biografías, y en seguida traemos a colación un flashback que en ese film no es lo suficientemente claro, y atormenta a la cantante al final de La vida en rosa, cuando Piaf está a punto de morir y sin que el público sepa si fue sólo un alucine
Hablamos de uno de los momentos trágicos que vivió La Móme a los 21 años de edad, cuando tuvo una hija llamada Marcelle que murió a los 18 meses de edad de meningitis Cuenta Robine:
"Sin ningún dinero para pagar el entierro y sin ánimo para ganarlo cantando, Edith pide prestadas unas decenas de francos a sus allegados Pero la suma está lejos de ser suficiente y, para completarla, no tiene más remedio que prostituirse Un tipo que subía a la calle Belleville detrás de mí me abordó como a una prostituta Y yo acepté Subí con él por diez francos ¡Para enterrar a mi hija!"?
En Mi vida, narra el episodio añadiendo una buena dosis de pathos y de azúcar, conmoción por la historia de la niña, muerta, aquella misma mañana, el cliente la deja irse sin exigir nada de ella, tras regalarle los diez francos acordados
Robine defiende la leyenda de Piaf, ya que en sus textos biográficos ella "no tenía ningún deseo consciente de engañar, y sobre todo, ningún deseo de engañar a su público, al que siempre tuvo un enorme respeto que la llevaba a veces a cantar para él hasta la extenuación"
         Podemos estar seguros con Robine en esa complicidad implícita en la fabricación de una mitología, la que ella misma acabará por creerse
         "No es una falsaria? En el caso de Piaf, siempre se trata de aumentar la miseria y el pathos, tras los cuales se adivina lo que no hay más remedio que llamar por su nombre: masoquismo? Por lo demás, se trata tan sólo de pequeñas deformaciones de los hechos, acaso borrones de la memoria, o de omisiones voluntarias para preservar su vida privada y las de cierto número de hombres que se cruzaron en su vida Nada grave"
         Hace dos semanas comentamos aquí mismo una primicia acerca de la canción Lili Marlene, el cd-libro de la germanista Rosa Sala Rose que editara también con gran cuidado para Global Rythmn Press, para su serie biorritmos, distribuida en México por Editorial Océano La autobiografía de la Piaf incluye varios documentos fotográficos y traducción de algunas líricas de sus canciones Por supuesto, es un documento infaltable para los fans de La Móme

Comentarios