Reprueba Iglesia operativo de la Policía Federal

lunes, 3 de agosto de 2009
MÉXICO, D F, 3 de agosto (apro)- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), organismo que aglutina a la jerarquía católica del país, emitió hoy su "enérgica protesta" por la intromisión de militares y policías federales en un templo de Apatzingán, Michoacán, el sábado pasado, durante una celebración religiosa        
En un comunicado de prensa, la CEM expresó su "enérgica protesta ante la falta de respeto y violencia ejercida por las fuerzas responsables de garantizar la seguridad", al entrar abruptamente en el templo del Perpetuo Socorro, de Apatzingán, mientras se celebraba la misa de una quinceañera

         Fueron 200 elementos de la Policía Federal los que entraron a ese recinto religioso, en busca de Servando Gómez Martínez, La Tuta, presunto capo del cártel de La Familia Ahí detuvieron a diez personas que participaban en la misa

         En su comunicado, agrega la CEM:

         "Consideramos que los fines no justifican los medios utilizados en este en éste u otros casos Nada explica este tipo de acciones dentro de un recinto religioso y menos en estos momentos donde México es señalado internacionalmente como un país inseguro y violento"

         Así mismo, el Episcopado hace un llamado a las autoridades "a no permitir que ocurran este tipo de conductas por parte de aquellos que deben guardar la seguridad y el orden"

         Por último, expresa su "apoyo y solidaridad" al obispo de Apatzingán, Miguel Patiño Velázquez, así como a sus sacerdotes y feligreses, quienes están "sufriendo las consecuencias de la violencia" en Michoacán  

         En nombre de los más de cien obispos del país, firma el comunicado el secretario general de la CEM, monseñor José Leopoldo González González

Comentarios