Inundación en Valle Dorado, sin responsables

lunes, 14 de septiembre de 2009
MÉXICO, D F, 14 de septiembre (apro)- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) eximió de toda responsabilidad al gobierno federal y a los gobiernos del Estado de México y del Distrito Federal de las inundaciones registradas el pasado 6 de septiembre en Valle Dorado, Estado de México
         En conferencia de prensa, el titular de dicha dependencia, José Luis Luege Tamargo, quien estuvo acompañado por Ramón Aguirre Díaz, del Sistemas de Agua del Distrito Federal, y David Korenfeld, secretario de Aguas y Obras Públicas del Estado de México, presentó un dictamen que sostiene que los "sistemas de desagüe se rebasaron hace muchos años"
Por tal motivo, concluyó que "los responsables no pueden ser las autoridades federales actuales, ni del Estado de México ni del Distrito Federal, porque son sistemas diseñados en los sesenta, para el manejo de lluvias exclusivamente"
Por el contrario, justificó la falta de capacidad para evacuar las aguas residuales debido a que se cuenta con una infraestructura "crítica, rebasada, antigua y carente de inversión" desde la década de casi cuatro décadas
         Buscar culpables ahí, dijo, tendríamos que remontarnos a la historia "Ahí está la verdadera culpabilidad, la falta de planeación en el crecimiento de la ciudad que genera estos altos niveles de riesgo", apuntó
         Luege Tamargo aseguró que de manera coordinada, con los tres órdenes de gobierno, se aplicó todo el protocolo de seguridad y evacuación el día 6 de septiembre, fecha en la que se registró lluvia intensa que derivó en inundaciones y paralización de gran parte de la Ciudad de México
         Sin embargo, anunció que para determinar qué provocó los daños en el Emisor Poniente I, la UNAM efectuará un peritaje
"El objetivo es conocer si la operación se ajustó al protocolo, de acuerdo a la información que tenemos así se hizo, y principalmente detectar las limitaciones y si las acciones que estamos tomando son las adecuadas", dijo
         Luege Tamargo explicó que aun cuando las lluvias torrenciales llegaron a rebasar los 100 mililitros en algunas zonas del Valle de México, para el Cutzamala la recepción a penas fue de 2 mililitros, lo que significa se continúa con baja presión y con poco suministro
         Mientras tanto, Aguirre Díaz expresó que la lluvia del 6 de septiembre fue "verdaderamente atípica", cuyo antecedente similar se remonta a 1998 "Tenía 11 años que no se presentaba una lluvia de esa magnitud que pusiera a trabajar todos los sistema a su máxima capacidad y donde, desafortunadamente, se presentó en el Emisor Poniente"
         Por lo mismo, los representantes del gobierno federal, del Distrito Federal y el Estado de México solicitaron un mayor presupuesto al Poder Legislativo para corregir los rezagos del drenaje profundo y terminar, en el 2010, la construcción del Emisor Poniente 2, que tiene un costo inicial de 30 millones de pesos y con el que se pretende acabar con la sobresaturación

Comentarios