Jacinta, sin rencores: "Que Dios perdone a los de la PGR", dice

miércoles, 16 de septiembre de 2009
MÉXICO, DF, 16 de septiembre (apro) - La indígena otomí, Jacinta Francisco Marcial, aseguró hoy que no le guarda rencor a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) por haberla acusado del secuestro de seis agentes federales que la mantuvieron presa poco más de tres años
"No le tengo ningún rencor (a la PGR), pues que Dios los perdonen por lo que hicieron, si como quiera ya sabemos que todos pagan lo que hacen", dijo
En entrevista con la prensa en su casa ubicada en el municipio de Amealco, Querétaro, y rodeada de sus familiares y defensores, Jacinta lamenta, sin embargo, que su situación de exconvicta le pueda obstaculizar el futuro "No me van a dar trabajo tan fácilmente, porque no sé leer ni escribir; ni sé hablar bien, ni muchas palabras no entiendo bien", musitó
Durante el tiempo que estuvo presa, reveló que lo más mortificante fue estar lejos de su familia: "Lo que me dolió mucho son mis familiares, porque mis hijos nunca me dejaban sola; cada visita, los días miércoles y domingos, iban con su bolsita a formarse una hora", apuntó
Acompañada de su esposo Guillermo Francisco, hijos y sobrinos, Jacinta anticipó que habrá fiesta por su liberación, pero luego que ofrezca una conferencia de prensa este jueves en la Ciudad de México
Dijo que muchas noches suplicó a Dios justicia y ver la luz después de permanecer más de 37 meses tras las rejas
"Es el primer día que regresé aquí, pero estoy bien contenta de ya regresar a mi casa y ver a mi familia No puedo creer que estoy aquí, como que me siento que todavía estoy en la cárcel" recuerda
Jacinta se dice feliz, pero cansada y endeudada, ya que las gestiones para dejar atrás el encierro implicaron para su familia gastos fuertes y no descartó que podría demandar una indemnización a las autoridades federales
Por último, confió en que sus compañeras indígenas Teresa González y Alberta Alcántara, acusadas por el mismo delito, puedan también alcanzar su libertad la próxima semana

Comentarios