Micheletti lanza ultimátum a México; exige se le reconozca como presidente

lunes, 28 de septiembre de 2009
MÉXICO, D F, 28 de septiembre (apro)- El presidente golpista de Honduras, Roberto Micheletti, quien desde ayer mantiene en estado de excepción a su país, lanzó un ultimátum de 10 días a México, Venezuela, Argentina y España, para que reconozcan a las autoridades de facto
En respuesta, el gobierno de México reiteró que las autoridades de facto de Honduras están obligadas a cumplir la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas (CVRD)
"Los locales diplomáticos son inviolables y el personal diplomático y consular goza de los privilegios e inmunidades otorgados por el derecho internacional", añadió
En un comunicado, la Cancillería mencionó que el embajador de México en Honduras fue llamado a consultas el pasado 29 de junio, ante el rompimiento del orden constitucional ocurrido en ese país Sin embargo, se mantienen las relaciones diplomáticas entre los dos países, que se rigen por la CVRD de la que ambos Estados son parte
"El personal diplomático y consular goza de privilegios e inmunidades para el ejercicio de su función Tanto la Embajada de México en Honduras como el Consulado de México en San Pedro Sula continúan operando con normalidad y tienen instrucciones precisas de brindar atención y protección a los nacionales mexicanos residentes en ese país que así lo requieran", añadió
No obstante, el gobierno de facto de la nación centroamericana, el cual solicitó le sean devueltos sus privilegios diplomáticos, amagó a México, España, Venezuela y Brasil, con retirar de sus embajadas en suelo hondureño toda bandera o distintivos nacionales
Y la víspera anunció que no recibirá a los embajadores de esos cuatro países que tenían previsto volver al país en los próximos días, después de que la OEA y la Unión Europea tomaron la decisión de hacer regresar a los jefes de la misión que abandonaron la nación centroamericana tras el golpe de Estado
También ayer, Michelletti advirtió que la embajada de Brasil en Tegucigalpa, que permanece sitiada por cientos de soldados y policías, perderá su inmunidad si el gobierno del país sudamericano no explica, en un plazo de 10 días, el estatus de Manuel Zelaya, presidente constitucional de Honduras, quien desde la semana pasada se encuentra refugiado en esa sede diplomática
En respuesta, el presidente brasileño, Luis Inacio Lula da Silva, dijo que no cumplirá tal advertencia, y ofreció su embajada a Zelaya durante el tiempo que sea necesario
"Brasil no tolerará un ultimátum de un gobierno golpista", dijo Lula a periodistas, luego de acudir a una cumbre América del Sur-Africa en isla de Margarita, en el caribe venezolano
Y agregó que si los golpistas entran por la fuerza a la embajada, "estarán cometiendo un acto que rompe las normas internacionales" 

Comentarios